Escala Espiritista

Escala Espiritista

Uno de los más importantes principios fundamentales de la doctrina espiritista, es, sin contradicción, el que establece los diferentes órdenes de Espíritus. Al principio de las manifestaciones se creyó que un ser, por el solo hecho de ser Espíritu, debía alcanzar la ciencia infusa y poseer la suprema sabiduría, y muchísima gente se creyó en posesión de un medio infalible de adivinación. Este error ha dado lugar a muchos desengaños. La experiencia ha demostrado bien pronto que el mundo invisible está lejos de contener no más que Espíritus superiores. Ellos mismos nos enseñan que no son iguales en saber ni en moralidad y que su elevación depende del grado de perfección a que han llegado, trazándonos asimismo los caracteres distintos de estos diferentes grados que constituyen lo que nosotros denominamos Escala espiritista. Desde entonces, la diversidad y las contradicciones en su lenguaje tuvieron explicación, y se comprendió que entre los Espíritus, como entre los hombres, para saber una cosa determinada, no basta dirigirse al primero que se presente. Esta escala nos da también la clave de una multitud de fenómenos y de anomalías aparentes, que sería difícil, si no imposible, poder comprender sin ella. Por otra parte, es un asunto que personalmente nos interesa, puesto que por nuestra alma pertenecemos al mundo espirita, al cual entramos al abandonar la vida corporal, y nos muestra también la ruta a seguir para llegar a la perfección y al bien supremo. Desde el punto de vista de la ciencia práctica, nos da los medios para juzgar a los Espíritus que se presentan en las manifestaciones, y de apreciar el grado de confianza que su lenguaje debe inspirarnos. Este estudio requiere una observación atenta y sostenida. Si se necesita tiempo y experiencia para aprender a conocer a los hombres, no se necesita menos para aprender a conocer a los Espíritus. La escala espiritista comprende tres órdenes principales indicados por los Espíritus y perfectamente caracterizados. Como cada uno de estos órdenes presenta diferentes matices, los hemos subdividido en muchas clases, determinadas por el carácter predominante de los Espíritus comprendidos en ellas. Esta clasificación, con todo, no tiene nada de absoluta: cada categoría no ofrece un carácter distinto de las otras, sino en su conjunto; los matices de los grados se esfuman como en los reinos de la naturaleza, como en los colores del arco iris, o como en los diferentes períodos de la vida. De veinte a cuarenta años, el hombre experimenta un cambio notable: a veinte años, es un joven; a cuarenta, es un hombre hecho; pero entre ambas fases de la vida, no sería posible fijar una línea divisoria que precisase dónde terminaba uno y empezaba otro de sus grados evolutivos. Lo mismo pasa con los grados de la escala espiritista. Debemos hacer observar, por ende, que los Espíritus no siempre pertenecen exclusivamente a tal o cual clase: su progreso se va realizando paulatinamente, y con frecuencia más en un sentido que en otro; de manera que se pueden reunir los caracteres de muchas categorías, lo que es fácil reconocer por su lenguaje y por sus actos. Principiamos la escala por los órdenes inferiores, porque éste es el punto de partida de los Espíritus que se elevan gradualmente desde los últimos rangos a los primeros.

TERCER ORDEN. ESPIRITUS IMPERFECTOS

Caracteres generales

– Predominio de la materia sobre el espíritu. Propensión al mal. Ignorancia, orgullo, egoísmo y todas las malas pasiones que son su secuela. Tienen la intuición de Dios, pero no le comprenden. No son todos esencialmente malos: hay algunos que son más ligeros, inconsecuentes y maliciosos, que verdaderamente malos. Los hay que no hacen bien ni mal; pero por el solo hecho de no practicar el bien, descubren su inferioridad Otros, por el contrario, se complacen en el mal, y quedan satisfechos cuando hallan ocasión de hacerlo. Pueden unir 1a inteligencia a la maldad o a la malicia; pero cualquiera que sea su desarrollo intelectual, sus ideas son poco elevadas, y sus sentimientos, más o menos abyectos. Sus conocimientos sobre las cosas del mundo espirita, son limitados; y lo poco que de ellas saben, lo confunden con su ideas y prejuicios de la vida corporal. No pueden darnos sino nociones falsas e incompletas, y el observador atento, halla con frecuencia en sus comunicaciones, aunque imperfectas, 1a confirmación de las grandes verdades enseñadas por los Espíritus superiores. Su carácter se revela por su lenguaje. Todo Espíritu que en sus comunicaciones, disfraza un mal pensamiento, puede clasificarse en el tercer orden. Por lo mismo, todo mal pensamiento que nos sea sugerido, podemos creer que procede de un Espíritu de ese orden. Ven, los tales, la felicidad de los buenos, y esta visión para ellos un tormento incesante, porque experimentan todas las angustias que pueden producir la envidia y los celos. Conservan también el recuerdo y la percepción de los sufrimientos de la vida corporal, y esta impresión es frecuentemente más penosa que la realidad. Sufren, pues, verdaderamente por los males que han producido y que han hecho producir a otros; y, como sufren durante mucho tiempo, creen que han de sufrir siempre. Dios, para castigarles, quiere que e sea su creencia. A los Espíritus imperfectos se les puede dividir en cuatro grupos principales, a saber:

Novena clase: ESPÍRITUS IMPUROS.

Son inclinados al mal y lo hacen objeto de sus preocupaciones. Como Espíritus, dan consejos pérfidos, sugieren la discordia y la desconfianza y adoptan todos los disfraces para engañar mejor. Se apegan a los caracteres débiles que ceden a sus sugestiones, a fin de inducirles a su perdición, y quedan satisfechos con poder retardar su progreso y con hacerles sucumbir en las pruebas que ellos sufren. En las manifestaciones se les conoce por su lenguaje. La trivialidad y la grosería son en los Espíritus, como en los hombres, indicio fidedigno de inferioridad moral, cuando no intelectual. Sus comunicaciones descubren la bajeza de sus inclinaciones, y si quieren ocultarlo hablando de una manera sensata, no pueden sostener por mucho rato su ficción y acaban siempre por delatar su origen. Ciertos pueblos han convertido a tales Espíritus en divinidades maléficas; otros les designan con los nombres de demonios, genios malos o Espíritus del mal. Los seres que animan cuando están encarnados, son inclinados a todos los vicios que engendran las pasiones viles y degradantes: la sensualidad, la crueldad, la estafa, la hipocresía, la concupiscencia, la envidia, la avaricia sórdida… Hacen el mal por el placer de hacerlo, lo más frecuentemente sin motivo y por odio al bien, y eligen sus víctimas, casi siempre, entre la gente más honorable. Son azote de la humanidad, cualquiera que sea el rango social a que pertenezcan. El barniz de civilización que pueda cubrirles, no les libra del oprobio y de la ignominia.

Octava clase: ESPÍRITUS LIGEROS.

Son ignorantes, maliciosos, inconsecuentes y falaces. Se meten en todo, responden a todo, y no se preocupan gran cosa de la verdad. Les gusta causar pequeñas penas y pequeñas alegrías, promover enredos, e inducir maliciosamente a error, por mistificaciones y travesuras. A esta clase pertenecen los Espíritus vulgarmente designados con los nombres de duendes, trasgos, gnomos, diablejos… Están bajo la dependencia de los Espíritus superiores, que los emplean con frecuencia como nosotros empleamos a nuestros sirvientes o peones. Parecen estar, más que otros, apegados a la materia, y ser los agentes principales de las vicisitudes de los elementos del globo, sea que habiten el aire, el agua, el fuego, los cuerpos duros o las entrañas de la tierra. Manifiestan siempre su presencia por efectos sensibles, tales como golpes, movimientos y desplazamiento anormal de objetas o cuerpos sólidos, agitación del aire, etc., lo que les ha valido el nombre de Espíritus golpeadores o perturbadores. Se reconoce que estos fenómenos no son debidos a una causa fortuita y natural, cuando tienen carácter intencional o inteligente. Todos los Espíritus pueden producir estos fenómenos pero los Espíritus elevados, en general, los dejan al cuidado de los Espíritus inferiores, más aptos para las cosas materiales que para las espirituales. En sus comunicaciones con los hombres, su lenguaje es, algunas veces, espiritual y atildado, pero casi siempre sin meollo; usan mucho los equívocos, que emplean en frases mordaces y satíricas. Si se presentan con nombres supuestos, es más por malicia que por maldad.

Séptima clase: ESPÍRITUS PSEUDO SABIOS.

Sus conocimientos son muy extensos; pero creen saber más de lo que saben. Habiendo alcanzado algún progreso desde distintos puntos de vista, su lenguaje es serio y puede inducir a error sobre sus capacidades y sus luces; pero esto no es, frecuentemente, sino el reflejo de los prejuicios y de las ideas sistemáticas de la vida terrestre: es una mezcolanza de algunas verdades con errores de monta, entre las que flotan la presunción, el orgullo, los celos y la tenacidad en mantener sus tesis, de los que no han podido despojarse.

Sexta clase: ESPÍRITUS NEUTROS.

No son, ni lo bastante buenos para hacer el bien, ni lo bastante malos para hacer el mal: se inclinan igualmente hacia el uno y hacia el otro, y no se elevan por encima de la condición vulgar de la humanidad; tanto en lo moral como en lo inteligente. Están apegados a las cosas de este mundo del que echan de menos los goces groseros.

SEGUNDO ORDEN. ESPÍRITUS BUENOS

Caracteres generales.

Predominio del Espíritu sobre la materia, deseo del bien. Sus cualidades y su poder para practicar el bien, están en razón directa con el grado a que han llegado: unos tienen experiencia, otros sabiduría y bondad; los mas adelantados reúnen la sabiduría a las cualidades morales. No estando aún completamente desmaterializados, conservan más o menos, según su rango, las huellas de la existencia corporal, sea en la forma del lenguaje, sea en sus hábitos, en los que se descubren algunas de sus manías. Si no fuera así, serían Espíritus perfectos. Comprenden a Dios y lo infinito, y gozan de la felicidad de los buenos. Se regocijan del bien que hacen y del mal que impiden. El amor que les une, es para ellos, fuente de dicha inefable que no alteran ni la envidia, ni los pesares, ni los remordimientos, ni ninguna de las malas pasiones que constituyen el tormento de los Espíritus imperfectos; pero todos tienen todavía pruebas que pasar, hasta que hayan alcanzado la perfección absoluta. Como Espíritus, suscitan buenos pensamientos, separan a los hombres de la senda del mal, protegen en la vida a los que se hacen dignos, y neutralizan la influencia de los Espíritus imperfectos en aquellos que no se complacen en sentirla. Los que están encarnados son buenos y benévolos con sus semejantes; no les mueve el orgullo, ni el egoísmo, ni la ambición; no se dejan dominar por la cólera, ni por el rencor, ni por la envidia, ni por los celos, y hacen el bien por el bien mismo. A este orden pertenecen los Espíritus que en las creencias vulgares se designan con los nombres de genios protectores, Espíritus de bondad. En los tiempos de ignorancia y de superstición, se les convirtió en divinidades protectoras. Se les puede subdividir, también, en cuatro grupos principales, a saber:

Quinta clase: ESPÍRITUS BENÉVOLOS.

Su cualidad dominante es la bondad: se complacen en servir a los hombres y en protegerlos, pero su saber es limitado: su progreso es mayor en el orden moral que en el intelectual.

Cuarta clase: ESPÍRITUS CULTOS.

Lo que les distingue especialmente es la extensión de sus conocimientos. Se preocupan menos de los asuntos morales que de los científicos, para los cuales son mas aptos pero no utilizan su ciencia sino en lo útil, y jamás mezclan con ella ninguna de las pasiones que son propias de los Espíritus imperfectos.

Tercera clase: ESPÍRITUS PRUDENTES.

Las cualidades morales del orden más elevado constituyen su característica. Sin poseer ilimitados conocimientos, están dotados de una capacidad intelectual que les da un juicio sano sobre los hombres y sobre las cosas.

Segunda clase: ESPÍRITUS SUPERIORES.

Reúnen en sí la ciencia, la prudencia y la bondad; su lenguaje sólo respira benevolencia, y es constantemente digno, elevado y con frecuencia sublime. Su superioridad les hace, más que a los otros, aptos para darnos las nociones más justas de las cosas del mundo incorpóreo, en los límites en que le es permitido al hombre conocerlo. Se comunican voluntariamente con aquellos que buscan la verdad de buena fe y que están lo suficientemente desligados de las cosas terrestres para poder comprenderla; pero se alejan de aquellos a quienes anima solamente la curiosidad, o a quienes la influencia de la materia les desvía de la práctica del bien. Cuando, por excepción, encarnan en la Tierra, es para cumplir una misión de progreso, y nos ofrecen entonces el tipo de la perfección a la que la humanidad puede aspirar en este mundo.

PRIMER ORDEN ESPÍRITUS PUROS

Caracteres generales.

Ninguna influencia de la materia; superioridad intelectual y moral absoluta, con relación a los Espíritus de los otros órdenes.

Clase única.

Han recorrido ya todos los grados de la escala, y están libres de todas las impurezas de la materia. Habiendo alcanzado la suma perfección de que es susceptible la criatura, no tienen que pasar por nuevas pruebas ni por nuevas expiaciones; y no estando sujetos a la reencarnación en cuerpos perecederos, gozan de la vida eterna en el seno de Dios. Su dicha es inalterable, porque no están sujetos ni a las necesidades, ni a las vicisitudes de la vida material; pero tal dicha no es aquella de una ociosidad monótona, basada en una contemplación perpetua. Son los mensajeros y los ministros de Dios, de quien ejecutan las órdenes para el mantenimiento de la armonía del Universo; tienen ascendientes sobre todos los Espíritus que le son inferiores, a quienes asignan la misión que han de desempeñar y les ayudan a perfeccionarse; y asisten a los hombres en sus tribulaciones, y les excitan al bien o a la expiación de las faltas que les alejan de la felicidad suprema, lo que es para ellos una dulce ocupación. Se les designa algunas veces con los nombres de ángeles, arcángeles o serafines. Los hombres pueden entrar en comunicación con ellos; pero sería muy presuntuoso el que pretendiera tenerles constantemente a sus órdenes. Están equivocados los que califican a estos Espíritus de increados. Los Espíritus increados serían de toda eternidad, como Dios: y si en el Universo pudieran existir seres sin la voluntad de Dios, Dios no seria todopoderoso. Algunos Espíritus se han servido de esa expresión; mas, no en ese sentido: han querido decir que tales Espíritus no volverían a encarnar, y, desde este punto de vista, no volverían a ser creados como los hombres. El término es impropio, porque puede dar lugar a una falsa interpretación. Es el inconveniente que tiene el atenerse a la letra sin escrutar el fondo del pensamiento.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s