Santería Orisha Oya la Diosa Oscura de las Tormentas, Destrucción y Cambio del Pueblo Yoruba

Santería Orisha Oya la Diosa Oscura de las Tormentas, Destrucción y Cambio del Pueblo Yoruba

En África, Oya (pronunciado oh-yah) es la Diosa Yoruba del clima, especialmente tornados, rayos, tormentas destructivas, fuego, liderazgo femenino, encanto persuasivo y transformación. Cuando las mujeres se encuentran en conflictos difíciles de resolver, ella es la que les da protección. Usando vino, su color favorito, y exhibiendo nueve torbellinos (nueve es su número sagrado), se la representa aquí con un turbante retorcido para que parezca cuernos de búfalo, porque se dice que asumió la forma de un búfalo cuando se casó con Ogun.

Nombres alternativos: Oya-ajere “Portador del Contenedor de Fuego”, Ayaba Nikua “Reina de la Muerte”, Iya Yansan “Madre de los Nueve”, Ayi Lo Da “Quien gira y cambia”, Oia, Yansa, Yansan.

Oya es la poderosa Diosa Yoruba de los Vientos de Cambio; la madre primitiva del caos; Reina de los Nueve (para los nueve afluentes del río Níger). Usando su machete, o espada de la verdad, corta el estancamiento y despeja el camino para un nuevo crecimiento. Ella hace lo que hay que hacer. Ella es la mujer salvaje, la fuerza del cambio; Rayos, incendios, tornados, terremotos y tormentas de todo tipo están regidos por Oya. También es la Reina del Mercado, una astuta empresaria y experta en caballos. Como el viento, ella es la primera respiración y la última, la que lleva los espíritus de los muertos al otro mundo, por lo que está asociada con los cementerios.

Oya es conocida como una guerrera feroz y una fuerte protectora de las mujeres, que la llaman para resolver las disputas a su favor.

Como la diosa del cambio, derriba la madera muerta para dejar espacio para lo nuevo, y usa su machete o espada para abrir un camino para un nuevo crecimiento. Se cree que cuida a los recién fallecidos y los ayuda mientras hacen la transición de la vida. Ella es equiparada con el Vodoun lwa Maman Brigitte, quien, como Oya, guarda cementerios.

Oya es la diosa del río Níger, y se dice que sus violentas tormentas de lluvia son su fuente. Al igual que Oshun, es adorada no solo en África sino también en Brasil, donde se dice que el Amazonas es su río, y donde se la compara con la Virgen María como Nuestra Señora de La Candelaria. Oya, que es una diosa de un comportamiento muy ardiente.

Los atributos de Oya son la espada o el machete y el batidor de moscas, y su animal es el búfalo de agua, en quien a veces se manifiesta. Se dice que Oya es la madre de nueve hijos: Egungun y cuatro gemelos.

Oya es una de las diosas africanas más poderosas (Orishas). Una Reina Guerrera, es la hermana-esposa del dios Shango, a quien le dio el poder de crear tormentas. Gran parte del poder de Oya está enraizado en el mundo natural; Ella es la Diosa de los truenos, relámpagos, tornados, vientos, tormentas y huracanes. Una Diosa del Fuego, es Oya quien trae cambios rápidos y nos ayuda en la transformación interna y externa.

Oya es el guardián del reino entre la vida y la muerte; como tal, Ella no solo es la Diosa de la comunicación espiritual, los funerales y los cementerios sino también la Diosa de la clarividencia, las habilidades psíquicas, la intuición y el renacimiento. Ella puede invocar el espíritu de la muerte o retenerlo, tal es el alcance de su poder. Debido a su afiliación a los muertos y su intenso conocimiento de las artes mágicas, Oya también es conocida como “la Gran Madre de los Ancianos de la Noche (Brujas)”.

Oya es amada y temida, y por una buena razón: desatada, Oya es la Guerrera Salvaje, la Madre Protectora, Ella cuyo poder barre toda injusticia, engaño y deshonestidad de su camino. Ella destruirá aldeas si la necesidad es lo suficientemente verdadera, ya que si bien entiende todo, solo aceptará, actuará y hablará la verdad (incluso cuando sea difícil de soportar).

Oya es la protectora de las mujeres y mecenas del liderazgo femenino. Ferozmente amorosa, es muy impredecible y puede cambiar de madre benevolente y cariñosa a guerrera destructiva en un abrir y cerrar de ojos. Apasionada, intrépida, sensual e independiente, Oya no es una Diosa a la que invocar a la ligera y debe ser tratada con respeto y cuidado. Si bien ella te arrojará en sus tormentas de cambio y te refugiará en su abrazo cariñoso, también te golpeará con sus rayos si surge la necesidad. Sin embargo, no dejes que eso te disuada de trabajar con Oya, porque Ella es la mujer fuerte, la creadora de cambios y la buscadora de la verdad, que puede ser una aliada más poderosa.

PATAKÍ DE OYA

En una época muy remota, vivían en una tribu tres hermanas: Yemayá, Ochún y Oyá, quienes, aunque muy pobres, eran felices. La mayor, Yemayá, se adentraba en el mar y pescaba para sostener a las otras dos hermanas; como Ochún cuidaba de la más pequeña, iba al río, cogía peces y piedras y los vendía. Las tres hermanas se adoraban y vivían una para otra. Un buen día, enemigos de la tribu invadieron su territorio y arrasaron con todo. Como Ochún acostumbraba a amarrar a Oyá para que no se perdiese o hiciera alguna travesura mientras ella nadaba y se sumergía en el río, no sintió los gritos de Oyá, ni tampoco Yemayá, quien estaba muy lejos, en la costa. Así, los enemigos se llevaron a Oyá como rehén.

Las dos hermanas se impresionaron tanto con la captura de la pequeña que Ochún, enferma de melancolía se consumió lentamente. Pero había logrado conocer cuánto le costaría liberar a su hermana Oyá, y fue guardando poco a poco monedas de cobre. Por fin llegó el momento de cerrar la transacción de rescate con el jefe de la tribu enemiga. Este, quien sabía que Ochún era muy pobre, aceptó el dinero, pero le dijo que duplicaba el precio de la niña. Ochún cayó de rodillas, suplicó y lloró, pero el jefe, perdidamente enamorado de ella, le pidió su virginidad a cambio de la libertad de su hermana.

Por el amor que profesaba a Oyá, Ochún accedió. Ya ambas, de regreso a la casa, le contaron todo a Yemayá, y ella, en reconocimiento al gesto generoso de Ochún y para que Oyá nunca olvidara el sacrificio de su hermana, adornó la cabeza y los brazos de la pequeña con monedas de cobre. Mientras Oyá estaba cautiva, Olofi había repartido los bienes terrenales entre los habitantes de su tribu: a Yemayá la hizo dueña absoluta de los mares; a Ochún, de los ríos; a Oggún, de los metales, y así sucesivamente. Pero como Oyá no estaba presente, no le tocó nada. Ochún imploró a su padre que no la omitiera de su representación terrenal. Olofi, que quedó pensativo al percatarse de la justeza de la petición, recordó que sólo quedaba un lugar sin dueño: el cementerio. Oyá aceptó gustosa, y así se convirtió en ama y señora del camposanto. Por eso Oyá tiene herramientas de cobre para mostrar su eterno agradecimiento al sacrificio de Ochún, come a la orilla del río, como recuerdo de su niñez. Foribale Ochún , Foribale Yemayá, Foribale Oyá .

PATAKÍ DE OYA YANSA

Se sabe que Oyá acompañó a Changó en todas las batallas, peleando a su lado con dos espadas y aniquilando a los enemigos con su centella. El patakí es así:
Oyá estaba casada con Oggún, pero se enamoró de Changó y él la raptó (de ahí vino la famosa pelea entre los dos orishas). Un día Changó estaba alborotado en una fiesta cuando lo prendieron yencerraron en un calabozo con siete vueltas de llave. Changó habla dejado su pilón en casa de Oyá. Pasaron los días y como Changó no venia, Oyá movió su pilón, miró y vio que estaba preso. Entonces Oyá cantó:

Centella que bá bené
Yo sumarela sube,
Centella que bá bené
Yo sube arriba palo.

No dijo más que esto y el número siete se formó en el cielo. La centella rompió las rejas de la prisión y Changó escapó. Entonces vio que Oyá venia por el cielo en un remolino, y se lo llevó de la tierra. Hasta aquel día Changó no sabia que Oyá tenia centella. Ahí empezó a respetarla.

CUBA
Oyá es la dueña de la centella, los temporales y la puerta del cementerio y su color emblemático es el rojo vino o los estampados de flores de muchos colores. Se le representa por una hermosa mujer muy femenina, valiente y aguerrida, de temperamento apasionado y violento. Sus armas principales son el iruke y el machete, y cuando “viene” a través de un poseído, agita al aire el iruke, remedando los remolinos de viento de los temporales, y da chillidos estremecedores.

En la Habana y Santiago de Cuba se sincretiza con la Virgen del Carmen, la Candelaria y Santa Teresa de Ávila y en Matanzas y las Villas, con esta última. En la Regla Kimbisa del Santo Cristo del Buen Viaje se le llama Mpungu Mamawanga, Yaya Kengue, Mariwanga y Monte oscuro; en Brillumba es Mpungo Mamawanga y Kengue; en Mayombe: Centella Endoqui, Remolino, Noche oscura, Viento Malo, Malongo, Vira Vira, Mayanquera y Nueve sayas una cinta y en la Sociedad Secreta Abakuá: Onifé, sincretizada con la Virgen de
la Candelaria.
En el culto Arará es Yawarinumé, Addañon y Dañe, la cual se sincretiza con la Virgen de la Candelaria y Santa Teresa; en el Cabildo lyesá, Naé y en el Ganga, Oyá Weri.

HAITÍ
En Haití la llaman Yansán y no se le conoce sincretización.

SANTO DOMINGO
En este país recibe los nombres de Feribundda y Oyá. La primera se sincretiza con el Anima Sola, es guardiana de los alrededores del cementerio, vive siempre entre llamas y carbones encendidos, su símbolo es el fuego y sus colores el amarillo y el verde; la segunda tiene como equivalente en el panteón católico a Santa Teresa de Ávila, es símbolo y encarnación de la justicia y se le considera como una divinidad guerrera que ayudó a Changó en su guerra contra Ogún Balendyó. Cuando interviene en un combate, su espada, la cual maneja con especial habilidad, echa fuego. Gusta de ciertos árboles como el álamo y sus colores son los del arco iris. Se le invoca para curar enfermos mentales y expulsar espíritus maléficos.

CHANGÓ CULT DE TRINIDAD-TOBAGO
En sus ritos, Oyá aparece como diosa del viento y la lluvia; posee un temperamento ardiente, hasta el punto de concebirla como un huracán y trabaja con una güira y una copa. Se le sincretiza con Santa Catalina, Santa Filomena y Santa Rosa.

BRASIL
Es una de las mujeres de Xangó y divinidad del río Níger, del viento y las tempestades. Se le llama lansá y es considerada como orisha de temperamento ardiente e impetuoso.
Su vestimenta simbólica consta de una corona, adorno reservado sólo a los reyes yorubas y nagos, cuyas sartas de cuentas disimulan los ojos; un sable de cobre y un rabo de caballo, todos símbolo de su alta jerarquía. Sus danzas son guerreras e imitan, en sus movimientos, a las tempestades y los vientos desencadenados; en ellas baila con los brazos extendidos y las manos hacia el frente, para atraer las almas de los muertos, ya que ella es su dueña. Sus adeptos portan collares rojo granate y, cuando se manifiesta, se le saluda con los gritos de ¡Epa rei! Come cabra, gallina, conquém, acarajé y abará.
Sus colores emblemáticos son el rojo, el coral y el marrón. En la Umbanda es el amarillo oro y en el Candomblé el marrón.
Por su carácter inquieto, altivo y emprendedor es muy popular entre las mujeres. Se le sincretiza con Santa Bárbara.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s