Los grandes Dioses del Vodou Haitiano Damballah-Wedo y Ayida Wedo

Los grandes Dioses del Vodou Haitiano Damballah-Wedo y Ayida Wedo

Damballah-Wèdo ocupa un rango muy alto entre los loa del rito Rada. Es el dios de los manantiales y ríos y, para definir su principal función, los vodouistas dicen que “funciona” en el agua. Lo calificamos a menudo de “Maíť de l’eau”, especialmente cuando se asocia con una fuente donde abundan las serpientes.

Damballah-Wèdo a menudo se manifiesta como una serpiente gris o verde Hace cien años, fue adorado en los houmfors en la forma de una serpiente viva que guardamos en un frasco y que hicimos salir en los días de ceremonia. Hoy está simbolizado por una serpiente de hierro forjado colocada en el bagui (altar).

Las canciones en honor a Damballah les gusta señalar su identidad con la serpiente. Las fuentes habitadas por Damballah están dedicadas a él y, durante las ceremonias celebradas en su honor, sus “comedores” le son servidos directamente en la fuente.

Damballah pertenece a la categoría de loa blanco. Un montón de gente lo identifica con San Patricio, quien, en las estampas, está representado con una larga barba blanca, una mitra, una túnica azul, una estola y un gran abrigo salpicado de cruces. Las serpientes huyen bajo sus pies y al frente el palo que tiene en la mano. Otros dicen que San Patricio
no es Damballah-Wèdo, sino su hijo Odan-Damballah-Wèdo. Ellos están mas  inclinados a identificar Damballah-Wèdo con Moisés salvado de las aguas, y señalan  que los poseídos de Damballah tartamudean como el profeta.

Otros concilian las dos opiniones al admitir la existencia de dos Damballah, uno de los ritos Rada, que sería idéntico a Moisés, y otro Damballah del rito Petro, llamado Damballah-le-flambeau o Saint Blanc, que, él no sería otro que San Patricio.

Los martes y jueves, que son los días de Damballah, sus seguidores instalan cerca de su cama, donde ponen sábanas limpias, un oratorio. Este es solo una pequeña caja cuadrada en la parte inferior de la cual fijan la imagen de San Patricio y los de otros loa que “caminan” con él. Depositan dentro de este nicho un platillo con harina, en el que un huevo está en la punta, un paquete de azúcar, una botella de cola, una taza de café, jabón, peine, cepillo para el cabello, borla, arroz en polvo y una botella de perfume. También queman una vela blanca, símbolo de pureza. El sirviente del loa debe permanecer casto bajo pena de ser asesinado por este loa. Si es un hombre, su esposa incluso debería irse de la habitación.

El houmfor, santuario de Damballah, es una pequeña choza que se puede dividir en dos salas: una para el dios y el loa de su grupo, y el otro para los dioses del Congo. En la habitación de Damballah se encuentra un pe (altar) en el que se almacenan varios objetos: un crucifijo, que indica que el houmfor está dedicado a las deidades benevolentes, una serpiente de hierro forjado, símbolo del dios, una campana, un sonajero (assori), tinajas que contienen loas, la olla azul de Mme Travaux, la govi (olla) que el sacerdote emplea para invocar a los dioses, la tinaja « rafraîchissoi(re) », la tinaja« arc-enciel » llamada así por sus diversos colores, los platos de marassa (platos Gemelos deificados), frascos, botellas de sirope, tazas,y un platillo en el que se coloca la piedra Damballah (generalmente un hacha india) que Sobo, dios del rayo, arrojó del cielo en el recinto de los favorecidos papa-loa (sacerdotes).

En el suelo, frente al altar, se colocan una lámpara llena de aceite de palma-christi y una vela blanca. Otros accesorios se apilan en las esquinas: banderas, tambores, sables laplace (maestro de ceremonias).

A Damballah le gusta la frescura. Construimos cerca del pe (altar) o sobre el altar mismo, una pequeña piscina para él. Aquí es donde le gusta trabajar.

El depósito (árbol sagrado) de Damballah siempre está rodeado por un pequeño recinto amurallado que forma una cuenca que se llena de agua en días específicos a este dios El árbol dedicado a él es un árbol de calabaza, un olmo o un algodonero. Damballah solo acepta oraciones en los houmfors y en las iglesias. Su altar solo se puede colocar en un santuario. Sin embargo, dentro de caye-my stères, es decir en las casas dedicadas a los dioses, pero que no son precisamente houmfors, a veces vemos en el pe (altar), al lado couis (calabazas vaciadas y desecadas), dedicadas a los loas criollos (nacidos en Haití) y loa Guinnin (venidos de África), un plato blanco, una piedra de trueno, un collar maldioc (que protege contra espíritus malignos), que están allí para Damballah. En las paredes de la choza, las pinturas representan flores y una serpiente que son los atributos de Damballah.

Damballah tampoco acepta que sus sirvientes invoquen a los espíritus, hagan el bien o el mal indiferentemente, excepto los marassa (gemelos) que ocupan un lugar especial en los houmfors. Los marassa son reales protectores que han sido venerados por generaciones y nadie podría “rechazar” so pena de estar expuesto a todo tipo de desgracias.

Damballah es un loa convertido al catolicismo. Cuando necesita Comunión, le pide a uno de sus sirvientes que lo haga por él. El sirviente, mientras se dirige a la mesa sagrada, está poseído por el dios o tiene en su mano la piedra del trueno, que es el símbolo de dios. Una persona que practica vudú solo puede recibir la comunión después de haber pedido permiso al loa que sirve. Si este loa es Damballah, el sirviente debe hacer libaciones ante la imagen del santo que lo representa o ante la piedra que simboliza al dios.

Los hougans que sirven a Damballah a veces tratan a los enfermos con su Piedra. Los servicios en honor de Damballah generalmente se celebran en Jueves. Nos instalamos en el houm en una gran mesa cubierta con un mantel blanco en el que dibujamos un círculo con harina de maíz y harina de trigo mezclada. En el centro de la mesa, colocamos una imagen del santo identificada con Damballah y uno quema una lámpara de aceite delante de ella. También tenemos fruta, pasteles, botellas de cola, licores y siropes (Damballah jamás toma  alcohol), dos tazas blancas: una para café dulce y la otra para café amargo.

También ponemos sobre la mesa un platillo con harina de trigo sobre el que descansa un huevo, símbolo del dios. Se añade también un platillo blanco que contiene un trozo de pan bañado en vino blanco, una copa llena de agua bendita en la que nada una ramita de albahaca y una copa de vino blanco. También lr servimos, en un plato de sopa, su postre, llamado “postre Damballah”. Consiste en un plato de arroz, fideos y harina cocidos con leche,  plátanos fritos maduros espolvoreados con azúcar.

En el fondo de la mesa, en el piso, colocamos un plato que contiene maíz y maní tostado, un platillo lleno de aceite de palma-christi con mechas flotantes de algodón.

Durante los servicios en honor a Damballah, el oficiante, vestido de blanco, traza en el suelo frente al altar, con harina de maíz, el brillante (dibujo simbólico) de Damballah, que es una serpiente. Luego recita un oración y una invocación en la que llama a Damballah. El oficiante poseído por el dios va al altar abrazándolo tres veces, recitando otra oración. Rocía, con una ramita de albahaca empapada de agua bendita a familiares, ayudantes y a si mismo y la casa, en los cuatro puntos cardinales. Regresa al altar para abrazarlo de nuevo tres veces. Luego toma un platillo que contiene pan y una botella de vino blanco. El coro luego canta.

Luego ofrece a todos los presentes, comenzando con los miembros de la familia, un pedazo de pan y un poco de vino. Cuando Damballah esta a punto de retirarse (es decir, la persona poseída por el dios), distribuye fuertes apretones de manos Si él es feliz con sus hijos, les da sabio consejo, porque él es un dios lleno de prudencia. Los individuos poseídos por Damballah se despliegan durante los bailes con gran agilidad. Se arrastran boca abajo y boca arriba y mientras gatean se ondulan con todo su cuerpo. En una palabra, se esfuerzan por imitar los movimientos rápidos de una serpiente deslizándose por el suelo.

Damballah, como otros loa, también tiene su danza. Pero a diferencia de otros, solo puede ser realizada por él mismo o el oficiante (Hougan o Mambo). También está satisfecho con un  yanvalo o cualquier otra danza del rito Rada.

El blanco es el color favorito de Damballah, a veces también azul pálido o rosa En sus servicios utilizamos platos, tazas, manteles y velas blancas. Sus sirvientes se visten de blanco y le ofrecemos en sacrificio gallinas, gallos y palomas blancas.

Los epítetos de Damballah son: Damballah-Silligwè, Damballah-Kato, Damballah-le-Flambeau.

Aïda-Wèdo, diosa del arco iris y el agua dulce, a veces invocada bajo el nombre de Tokan-A’ïwa-Wèdo, es la esposa de Damballah-Wèdo. Al igual que su esposo, la serpiente la simboliza.

El arco iris a menudo se identifica con una gigantesca serpiente celestial. La parte oscura es Damballah que se esconde para mirar a su esposa. Para otros, lагс-en-ciel es el pañuelo de Aïda-Wèdo. Colores oscuros simbolizan Damballah, los tonos más claros son para ella. Cuando vemos dos arcoiris simultáneamente, manifiestan la presencia de estas dos deidades. Damballah es consciente de que su esposa lo está engañando con Agoue, el dios del mar. Cuando el arcoíris toca el mar, se dice que Agoue está en los brazos de su amante. Como ella sabe que está siendo observada, ella da cada vez una cita diferente a su amante.

Un día, Damballah, queriendo terminar de una vez por todas, decidió ir a pedirle explicaciones a Agoué . El dios del mar, al ver llegar Damballah, apuntó sus cañones hacia él, listo para disparar fuego. Damballah, rindiéndose consciente del peligro, se echó a reír y preguntó: “¿Qué estás haciendo, Agoué? ¿No reconoces a Damballah?. Agoue, tranquilizado por estas palabras, levantó sus cañones y disparó  hacia el cielo para saludar al Gran Damballah. Ellos conversaron de manera amistosa y no se mencionó a Aida en la conversación.

Cuando Aida se baña en el mar o cuando hace el amor con Agoué, ella deja su gorra en la orilla. Quien logre tomarla será rico hasta el final de sus días porque está llena de oro.

Damballah y Aïda-Wèdo a veces caen en la cabeza al mismo tiempo de bailarines Los individuos que posee esta pareja comienzan a gatear en el suelo de lado a lado. Ambos están simbolizados por dos serpientes pintadas en las paredes del boumfor, de modo que sus cabezas parecen estar inmersas en una piscina, dice “piscina de Damballah “. Siempre está llena de agua y es frecuente que los individuos poseídos por loas acuáticos vengan allí a nadar. Las cuencas naturales, cerca de las fuentes, a menudo se dedican a Damballah y su esposa, especialmente si vemos serpientes cerca. Aïda comparte la antipatía de su esposo por el alcohol y tiene la mismas preferencias culinarias que él.

Ella se identifica con Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, quien es representada en las estampas como una mujer de gran belleza vistiendo corona y un halo de estrellas, pies en un globo terrestre o pisando con los pies una serpiente. Los rayos que emanan de la Virgen aparecen en los ojos de sus seguidores como una imagen del arco iris.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s