Los grandes Dioses del Vodou Haitiano La Sirene

Los grandes Dioses del Vodou Haitiano La Sirene

La esposa de Agoué-Taroyo es Madame la Sirène, que no difiere en forma ni en atributos de las sirenas del folklore europeo. Los pescadores afirman haberla escuchado cantar en la orilla de un islote. Ella no vive exclusivamente en el mar y a veces la vemos cerca de una fuente, peinando su hermoso cabello con un peine dorado. Al menor ruido desaparece en el agua. Su peine es un objeto muy codiciado, porque se dice que tiene la virtud de enriquecer a quienes lo poseen.

La Sirena no tiene tantos devotos como Erzili. Son especialmente los pescadores y marineros quienes lo adoran. Tiran botellas de jarabe de orgeat en el mar para sacarlos de problemas. A veces sale del agua para colgarse en la parte delantera o trasera de un bote.

La Sirena está acusada de robar a los niños para arrastrarlos al fondo del agua donde acaban siendo sus prisioneros. Es por eso que evitamos enviar niños a sacar agua de la fuente en las noches de luna.

La Sirena, la Ballena y Erzili a menudo “caminan” juntas en el mar. Los lazos que unen a la sirena y la ballena están muy cerca, pero su naturaleza no está clara.

Algunos hougans que sirven a estas deidades dicen que la ballena es la amante de la sirena y la cabeza de la escolta de Agoue. Es por esta razón que estos dos loa siempre “caminan” juntos. Erzili quiere que su santuario esté lo más cerca posible del mar para poder estar cerca de su esposo Agoué-Taroyo. La sirena está muy celosa de su rival y busca su venganza.

La veneración de La Sirene no se limita a Haití, se extiende a la diáspora haitiana en todo el mundo. Un practicante de vodou en Atlantic City describe cómo acompañó a un grupo vestido de azul y blanco a la playa para pedir riqueza a La Sirene. Ofreciéndoles a ella y a Met Agwe miel y perfume que vertieron en el océano. En todo el mundo, los delfines son los culpables habituales cuando la sexual imaginaria se casan con el mar, pero en el vudú son las ballenas las que ocupan un lugar más destacado en la asociación con la tentadora La Sirene. Quizás sea su gran peso, que arraiga a La Sirene al fondo del océano en medio de sus tesoros de oro naufragado, lo que conecta a las ballenas con este lwa acuático. Cualquiera que sea la razón, las ballenas también tienen un papel que desempeñar en el complejo y colorido mundo que es el vudú haitiano.

El culto a la sirena recuerda al de Erzili. Un rito es particularmente llamativo. Cuando se invoca, un vestido de seda rosa, hecho para la ocasión, se muestra frente al poste de mitan en un sillón cubierto con una sábana blanca. Dos hombres rodean el poste de mitan tres veces con el sillón y el hounsi canta para que la Sirena descienda a la cabeza de la sacerdotisa. En este momento, la sacerdotisa generalmente está poseída y nos apresuramos a traerle un tazón blanco lleno de agua, un jabón, una toalla, una botella de loción, un cepillo de dientes y pasta de dientes, una borla y una caja de pólvora, un peine y un cepillo. El poseído luego se dirige a su baño. Después de perfumarse y vestirse, se para en su sillón. La asalta un temblor que hace que su vestido sea ondulado y canta.

La Sirène generalmente se representa con ojos azules verdes y piel mulata con cabello largo y liso y oscuro. Ella es la esposa de Agwe con quien gobierna los mares. Es conocida por su poder para traer suerte y dinero desde las profundidades del océano donde hace su propia música. Todos los tesoros del océano son suyos y el palacio submarino que comparte con Agwe está lleno de oro y objetos preciosos que provienen de barcos hundidos. Debido a esto, La Sirène adora objetos de belleza, joyas, oro y diamantes, como ofrendas a ella en su altar. La Sirène es una seductora mulata rica como Erzulie Freda y feroz como la peligrosa Erzulie Dantor. Cada Lwa tiene una personalidad y gestos que se exhiben durante la posesión. La Sirene, cuando está en posesión, a menudo tiene dificultades para caminar porque no tiene las piernas y los pies de un humano. Para facilitarle las ceremonias, a menudo dos hombres fuertes la levantan a cada lado y la llevan por el templo. La mantienen húmeda empapandola continuamente con baldes de agua, y si corre hacia una gran masa de agua, los celebrantes la retendrán. Su trabajo principal es ayudar a quienes tienen inestabilidad en su matrimonio o relación.

Las ofrendas tradicionales hechas a la sirena consisten en arroz con leche, una paloma blanca, harina, gachas de harina de maíz (corazón de maíz) y grageas.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s