Los grandes Dioses del Vodou Haitiano Ogou Ferraille

Los grandes Dioses del Vodou Haitiano Ogou Ferraille

Este loa es el dios de los ejércitos, el patrón de los herreros, el protector de los valientes. Tiene la espada o el machete (enredadera) como símbolo. Es un gran agricultor mulato, como el resto de la familia.

Las estampas que representan a Santiago el Mayor cubierto con una armadura se interpretan como retratos de Ogou-Ferraille. Para algunos, la visera de su casco es una banda que, al evitar que vea con claridad, restringe su furia; para otros es un velo que ha sido adornado por Badagri, su padre, que está celoso de la corte asidua que le hace a la señora Erzili y de los favores que obtiene de ella.

Este jinete vestido de hierro también se llama San Felipe y lo convertimos en el hermano gemelo de Santiago el Mayor. Ambos nacieron el 1 de mayo, fecha en que la Iglesia conmemora a Santiago el Menor. Ogou- Ferraille también se celebra el 25 de julio, que es el día de Santiago el Mayor.

Ogou-Ferraille es sin duda el loa con más sirvientes. Se hacen rogatorios de pie en sus habitaciones. Son pequeños altares decorados con imágenes de Damballah, Erzili, Ogou-Badagri y otros dioses de la misma familia. También están cubiertos con objetos heterogéneos como velas rojas, algodón, recipientes que contienen bálsamo de palma o aceite de oliva, botellas de ron y de orgeat, tazas de café, hojas de albahaca y una ramita de esta planta en un vaso de agua, cigarros, etc. El dios es también representado por dos barras de hierro (alicates) pegadas en el suelo en el patio de la casa. Martes y sábado, que son sus días, encendemos un fuego alrededor de estos hierros y si se celebra una ceremonia para el dios, nos aseguramos de que no se apague

Los siervos del dios observan continencia en los días dedicados a este dios.

Ogou golpea sin piedad a aquellos que ha enriquecido, pero que son desagradecidos con él. “Había un hombre de una familia numerosa que era muy pobre. Recurrió a Santiago , quien le dio una fortuna. Sin embargo, el hombre olvidó que le debía su riqueza a Ogou y no cumplió con sus deberes hacia él. Ogou, para castigarlo, enloqueció a su hija. Este hombre, que adoraba a esta niña, la trató con los mejores médicos de Puerto Príncipe, pero, viendo que no podían hacer nada por ella, llamó a un hougan que le reclamó honorarios de 100 dólares que le pagaron por adelantado. El hougan le dijo: “Señor, la enfermedad de su hija no es natural. Fue Ogou-Santiago quien la golpeó, porque no cumples con tus obligaciones para con él- “” No es cierto “replicó el padre del paciente. “Cómo, no me crees. Bueno, te estoy devolviendo tus 100 dólares ”, gritó el hougan. Puso el dinero sobre la mesa y se fue. Al llegar a la entrada de la barrera, se ató un pañuelo rojo al cuello, agitó la campana y pronunció algunas palabras en “lenguaje”. Inmediatamente, la chica que estaba en la habitación fue poseída por Ogou. El “misterio” que habla por la boca dice: “El hougan tiene razón. Fui yo quien golpeó a tu hija; Ella es ahora mi caballo. Te alegra que no la haya matado. Como! ¿Te he enriquecido y crees que eres superior a mí? El hombre cayó de rodillas a los pies del general Santiago para pedirle perdón y prometió servirlo de buena fe. Hizo un gran servicio en su honor en su boumfor y Ogou satisfecho dio razón a su hija e incluso aumentó la fortuna de su sirviente.

Ogou-Ferraille es un gran guerrero que, anudado con un pañuelo rojo, lleva a sus hombres a la refriega. En tiempos de guerra, Ogou-Ferraille, demasiado ocupado con las operaciones militares, solo hacía raras  apariciones durante las ceremonias.

Ogou-Ferraille es un poco depravado y corteja a todas las mujeres bonitas. El dinero que deja a un lado, lo gasta en vestidos que le da a las chicas que quiere seducir.

Ogou-Ferraille tiene un sonajero ceremonial (asson). Los objetos que generalmente se encuentran en su altar son: una piedra, una pequeña campana, tres jarras de marassa-guinin, botellas de ron, su govi (olla) en el que lo colocamos, un pequeño trípode en hierro fundido colocado en un plato. Este trípode en donde se quema petróleo en homenaje a los dioses Nago. El sable de Ogou está plantado frente a su altar que está cubierto con la bandera en colores nacionales. Es raro que no veamos en una esquina los tres tambores que constituyen la batería hoimto del culto Rada.

Tan pronto como posee a un individuo, se pone el uniforme de un general. Lo hacemos sentar en un sillón. El oficiante explota tres pequeños montones de pólvora frente a su fragua que, como hemos dicho, está representada por una barra que se sonroja en medio de un brasero.

Los abanderados, seguidos por los jefes de rojo, se inclinan ante él y le presentan la bandera de la sociedad a la que pertenecen y la bandera nacional. Ogou los besa “como una señal de respeto. El  maestro de ceremonias sale del houmfor saltando, haciendo molinetes para ahuyentar a los espíritus malignos que se han infiltrado en el recinto, y le presenta el sable que  besa el dios. Los miembros de la fiesta vienen a arrodillarse con el poseído y ofrecerle un cigarro y una botella de ron.

El sacerdote luego traza su vèvè que tiene la apariencia de una rejilla de hierro y la de los loa que caminan con él. Coloca un sable en medio del diseño simbólico y coloca una vela roja cerca de él. Miembros de la familia, hounsi y espectadores dan vueltas alrededor del vèvè y encienden un gran fuego.

El oficiante luego va al post-mitan, que rocía con alcohol y le prende fuego. Él pronuncia palabras “en lenguaje”. Los bailarines realizan un yanvalou por el cual es obligatorio presentar a los dioses Nago. A menudo sucede que un Ogou poseído toma el machete atrapado en el suelo y pelea con el oficiante que también toma un arma.

Los hounsi traen gallos y gallinas rojas al oficiante que los presenta en las cuatro esquinas cardinales y los pasa sobre la cabeza y sobre el cuerpo del hounsi y los miembros de la familia. Este rito se llama “ventaillé”. Las aves de corral se entregan a los poseídos que, de repente, les arrancan la cabeza y chupan sangre del cuello. Quienes pueden permitírselo sacrifican un buey, si se han comprometido a hacerlo por un voto.

Las aves de corral se cocinan en ron y con todo tipo de especias, excepto el ajo y el perejil que, en este caso, son tabú. La tapa del dios se sirve en una mesa cubierta con un paño rojo. Invitamos al dios, es decir, la persona poseída, a sentarse a la mesa. Come solo privilegio que solo le pertenece a él. Sus platos favoritos son: la cabeza, el muslo y el hígado de los animales sacrificados, papas, plátanos, maíz molido, cocinado con frijoles rojos, chamcham, una especie de mezcla de roroli (sésamo), chile y maní asado y en polvo. Finalmente le hacemos tomar café, ron y darle un cigarro. Si Ogou está satisfecho con la fiesta que le dieron, les da consejos y promete organizar los asuntos de la familia antes de retirarse.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s