Jengu la madre de las aguas

Jengu la madre de las aguas

En Camerún, los sawa son los pueblos de la región costera. Incluimos en esta denominación, docenas de grupos étnicos: los Bakoko, los Bassa alrededor de Douala, Edéa y Yabassi, y también otros grupos étnicos como los Ndokpenda, Yabassi, Douala, Bombedi, Bokumba, etc.

Entre los sawa, la religión tradicional tiene, como base, la creencia en el jengus, deidades de las aguas que se celebran en particular durante un gran festival: el “ngondo”.

El hecho de estar cerca de los ríos ha llevado a los pueblos Sawa a desarrollar prácticas religiosas fuertemente vinculadas a las fuerzas naturales acuáticas. Consideran su herencia acuática como un bien cultural y espiritual que protege su divinidad, llamada Jengu ”. Jengu es “la madre de las aguas”. Es “una representación mística de la omnipotencia de los espíritus del agua, que es una parte integral de la vida del pueblo Sawa”.

Ngondo

Jengu, que algunas personas hoy llaman erróneamente Ngondo, es al mismo tiempo un culto, una sociedad secreta y una creencia. El culto a Jengu se rige por una serie de ceremonias, cuya culminación es el festival anual de Ngondo, que tiene lugar en diciembre.

Su atuendo se anuncia con el sonido del tom-tom y las campanas de los comunicadores tradicionales. La culminación de las prácticas espirituales de Ngondo es un ritual complejo. Se celebra en Douala, a orillas del Wouri, donde se realizan vigilias, iniciaciones, reuniones espirituales o terapéuticas, reuniones privadas, reuniones generales. Este lugar de alguna manera encarna la emanación perfecta de Jengu. El propósito de la ceremonia es poner al pueblo Sawa en comunión con sus deidades.

Jengu y creencias relacionadas

En la imaginación de Sawa, Jengu es antropomorfo. Más pequeño que un hombre, nada como un pez y camina como un hombre. Su sexo es relativamente indeterminado: se parece más a una mujer.

Muchos hechos sociales de Sawa se explican por la acción de un Jengu. Por ejemplo, destrucción de artes de pesca u otros accidentes recurrentes. Porque cada Sawa está bajo el cuidado personal de su Jengu, que lo protege y a quien debe obedecer a cambio. La desobediencia a estas recetas conduce a la venganza del ángel guardián . Esta venganza es terrible: ahogamiento o posesión.

Ritos

Hay varios ritos relacionados con Jengu y que pueden ser realizados por cualquier Sawa iniciado o no. Se puede citar, por ejemplo, el “Poma”, que consiste en alejar el peligro mediante encantamientos. Para hacer esto, escupimos lo más posible recitando una fórmula.

Otro rito popular es el de la fertilidad. Tradicionalmente, las mujeres se consideran más aptas para que sus demandas sean respondidas a Jengu. La presencia de un cangrejo araña en una mujer estéril simboliza un futuro embarazo ofrecido por el espíritu de las aguas. Se organiza un ritual para la realización de este presagio.

Finalmente, hay un conjunto de ritos vinculados a la pesca.

Sociedad secreta

El culto a Jengu es mantenido y revivido por una asociación, una sociedad secreta.

Durante todo el año, ella instruyó a los Sawa en nombre de los espíritus del agua a través del jefe, la mayoría de las veces una mujer. Se llama “Sango à mengu”, siempre aparece oculto. Su máscara representa una calavera o un animal. Los no iniciados no deben verlo. Siempre lo acompaña un explorador que caza personas antes de su paso.

En cada pueblo Sawa, hay una “Pamba”, el caso de los Jengu. Aquí es donde tienen lugar las iniciaciones. No muy lejos de la pamba se encuentra otro lugar de culto llamado “ndum”, plaza de la danza. La sociedad secreta de Jengu también asume funciones secretas y terapéuticas. Estos son responsabilidad de los “balondedi”, los únicos iniciados facultados para conocer los secretos de los poderes nocivos de los Jengu y que entran en contacto con personas que se están ahogando. Los “Esunkan” o “Ngan” son una especie de psicólogo-exorcista sacerdote. Dirigen “clínicas” donde se tratan pacientes que sufren de languidez y problemas psicológicos atribuidos a los espíritus de las aguas.

Iniciacion

La iniciación en la sociedad secreta de Jengu es compleja y difiere según el género.

Para las niñas, el primer rito es el de “curación” o exorcismo. La joven, bajo los auspicios de una madrina y un ngan, se libera de toda posesión demoníaca.

Entonces comienza el período preparatorio. El Ngan toca el tom-tom y prepara un programa de iniciación para la niña siguiendo su comportamiento al sonido del tambor. Después del período de reclusión, el iniciado es enviado a la choza de Pamba, Jengu, donde adquiere poderes ocultos. Esta fase preparatoria puede durar de 1 a 3 años con muchos ritos de iniciación al final de los cuales la niña se convierte oficialmente en miembro de la sociedad secreta. Ella no debe quedar embarazada durante la fase preparatoria.

En los niños, la iniciación es menos esotérica y más académica. Se les enseña, aproximadamente, cómo sentarse en cortes o asambleas de sabios, danzas rituales y lenguas secretas. También entrenan en caza, pesca, cestería y reciben escarificaciones. Después de su iniciación que se realiza durante una gran fiesta, oficialmente se convierten en adultos.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s