Sirena, genios, espíritus errantes, ancestros, dios y los angeles

Sirena, genios, espíritus errantes, ancestros, dios y los angeles

Los Bakongo son un grupo étnico que cree profundamente en un ser superior o supremo, Nzambi a mpungu, junto a quien se unen a los antepasados, bakulu, que sirven como un relevo entre los vivos y este ser indescriptiblemente más poderoso que sus antepasados. De ahí la noción de los dos mundos: el mundo visible y el mundo invisible.

El Mundo Visible es el mundo material donde viven todos los seres vivos con aliento, los seres visibles y los objetos palpables.

El Mundo Invisible son seres espirituales, por ejemplo, ángeles, zimbasi, antepasados, bakulu, y el ser supremo, Dios, Nzambi a mpungu.

Mito basolongo sobre la creación del hombre y la mujer.

En un tiempo muy remoto, vivía, en el universo, Mahuungu “ruido del viento”, siendo único, completo, total, perfecto y cerrado. En perfecta armonía con todas las criaturas llevando una vida alegre y feliz, una vida que no conocía sufrimiento y dolor. Poseia todos los poderes y todas las fuerzas contrarias. Él podría con su violento aliento causar una tormenta o un huracán o una brisa suave y relajante. Podía crear, dar a luz y destruir, matar.  Mahuungu era un género sin género o más bien un hermafrodita: no era hombre ni mujer. Un día, Mahuungu vio germinar cerca de su casa un árbol: conocido como el árbol divino, nti a Nzambi. Este árbol, ahora se llama diya palmera. Otro día, Dios Todopoderoso ‘Nzambi a Mpungu ‘prohíbe a Mahuungu acercarse y tocarlo. Mahuungu obedeció por un tiempo, pero un día no resistió más, se acercó a la palmera y la rodeo. Inmediatamente, el Ser único y completo se dividió en dos y se convirtieron en dos entidades separadas: Lambu ‘hombre’ y Munzita ‘mujer’. Inmediatamente, el sufrimiento se deslizó en sus dos entidades: luego, el sentimiento de ser contingente  o no se les impone por completo. El hombre quería encontrar los atributos mujeres que le quedaban y la mujer quería encontrar los atributos que ella había perdido. Entonces celebraron una reunión en la cual decidieron dar la vuelta al árbol divino de nuevo a la inversa y con la esperanza de volver al estado original. Lo hicieron, pero sin éxito. Se quedaron dos seres y ya no eran un solo Ser como al principio. El sufrimiento, imperfección y la sensación de estar incompleto se asentaron definitivamente en ellos. Luego, gradualmente experimentaron la sensación de ser incompletos. Pero al mismo tiempo crecía en ellos la necesidad de estar cerca cerca el uno del otro.

Entonces, un día, las diferentes partes de sus dos cuerpos se entrelazaron y por un momento regresaron al estado original de Mahuungu. Contentos y satisfechos, se esforzaron varias veces para que durara y se mantuviera este momento de perfecta unidad. De esta unión nació otro ser similar a ellos que, sin ser completo y perfecto, siguió siendo el símbolo del intento del hombre y la mujer para recuperar su unidad desde el principio.

En las creencias basolongo, lo espiritual o lo invisible precede a lo visible o a lo material. El destino de cada hombre es rastreado por Nzambi a Mpungu “Dios” gracias a quienes los antepasados ​​pueden revelar a los vivos las diferentes técnicas de supervivencia a través del arte de la curación y la adivinación. El hombre necesita vivir en armonía con nitu “su cuerpo material” que se compone de cuatro elementos: nitu “el cuerpo”, meenga “la sangre”, móoyo “el alma” y mfumu kutu “doble del alma” [Es el alma sensible que se manifiesta durante los síncopes y las visiones) y la zina “El nombre” que define la personalidad del individuo.

Los Basolongo admiten la existencia más allá de comunidades invisibles cuyos habitantes llevan una vida casi similar a la de los vivos. Algunas de estas comunidades invisibles viven en el agua y se llaman mavata mampimpita pueblos invisibles (profundos) donde encontramos a mami-wata ‘sirena’, los bisimbi o zinkita ‘genios’. En el bosque están los temo, nkúya, kinyumba espíritus errantes o fantasmas “. Debajo de la tierra vive los bakulu ‘Ancestros’ y en mazulu ou kuyilu ‘cielo’, vive Nzambi a mpungu ‘Dios’ y el zimbasi “ángeles”.

En este universo de espíritus jerárquicos (espíritus superiores e inferiores) en el que creen y se defienden contra un hechicero o un vecino que trataría de dañarlo, un Musolongo practica kinganga “arte de curar” por minkisi ‘fetiches’ o bien recurre kinsadisi en makaya ma nsi “curación sirviéndose de plantas medicinales “.

Los Basolongo, como otros subgrupos sociales de Bakongo y Congo en general, no esperaron la llegada de los misioneros europeos para conocer a Nzambi “Dios”. Los primeros misioneros católicos a su llegada al Congo belga en 1920: “No enseñen a los congoleños negros el concepto de Dios, que ellos ya conocen bien”.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s