Iyami tiene una calabaza y un pajaro

Iyami tiene una calabaza y un pajaro

La cuestión de las brujas parece que sus relaciones con las llamadas religiones tradicionales no es siempre considerado correctamente. Planteamos, en principio, que la brujería es antisocial en esencia, no forma parte de las religiones de una comunidad. Esta noción tiene la ventaja de ser simple, por el contrario, en los países yoruba, las actividades de las brujas, aje, están vinculadas a las de las deidades llamadas orisa, y a los mitos de la creación del mundo.

Si hay, en el universo mitológico de los Yoruba, una criatura que inspira terror en particular,  es Iyâmi Ôsôrôngà, quien vuela de noche sobre la ciudad, con las alas abiertas, en forma de uno de estos pájaros malvados – Àgbïgo, Àtiôro, Elùlù, Ôsôrôngà – cuyo grito resuena en silencio, esparciendo temor y trayendo la muerte donde se posa. Îyâmi no es otra que nuestra Madre Ancestral cuya imagen ha sido secuestrada en el curso de la historia. Sin embargo resulta que Îyâmi es mucho más, y en particular Onilè, una antigua deidad de la tierra.

No sabemos el nombre real de àjé, y preferimos llamarla coloquialmente, iyami osorongà (mi madre osôrongà), o más simplemente iyami (mi madre), o eleiye (dueña de pájaros), oàgbà ou iya àgbà (la anciana, la persona de edad, la madre anciana y respetable). Cuando estos nombres entran en la conversación es prudente  tocar la tierra con las puntas de los dedos bi a ba péri akoni, a fi owo làlè (Si mencionamos a una persona de carácter  violento, hacemos una marca en el suelo); las personas sentadas se levantan de su asiento un breve momento como señal de respeto y humildad.

El primer aspecto bajo el cual se la conoce es el de las ancianas, dueñas de una calabaza que contiene un pájaro, transformándose ellas mismas como pájaros, organizando entre ellas reuniones nocturnas en el monte, para alimentarse de la sangre de sus víctimas y participar en obras malvadas.

El segundo aspecto, menos conocido, es el de iyami, la divinidad caída, nuestra madre llamada Odù (que no debe confundirse con odù de ifa), o Odù logboje, que recibe de Olodùmarè (Dios), cuando viene al mundo, el poder sobre orisa; poder simbolizado por eiye, el pájaro. Ella se convierte en eleiye (dueña del pájaro o dueño del poder del pájaro). Ella también recibe una calabaza, imagen del mundo y que contiene su poder. Pero, habiendo abusado de este poder, Olodùmarè se la  retiro y se lo dio a Orisala, su compañero masculino, que vino al mundo al mismo tiempo que ella. Es él quien ejercerá el poder que sin embargo, ella mantendrá el control.

El primer aspecto parece ser la forma degenerada del antiguo mito, como resultado de la acción combinada del tiempo y varios elementos más.

El poder de iyami se atribuye a las mujeres mayores, pero se cree que también puede pertenecer en ciertos casos a niñas muy jóvenes que  lo habría recibido como una herencia de su madre o una de sus abuelas. Una mujer de cualquier edad también podría adquirirlo, voluntariamente o en su inconsciente como resultado del trabajo realizado por algunas Iyami en la línea del proselitismo. También habría hechiceros entre los hombres, los osó, pero serían infinitamente menos virulentos y crueles.

Se dice que ambos son capaces de matar, pero los primeros no atacan a los miembros de la familia en cambio los otros no dudan en matar a sus propios hijos; aje puede combatir contra osó y a otras aje: en cambio, osó rara vez ataca a otro osó, y  no puede hacer frente a los grandiosos poderes de Iyami. Es tenaz y vengativa y ataca en secreto, mientras que oso renuncia fácilmente a su acción y lo hace abiertamente El nombre de Oso está vinculado al culto de Orisa Oko, deidad de la agricultura, cuyos fieles llevan nombres con la mención osó o so.

Iyami a menudo se llama eleiye, dueño de un pájaro; veremos como los términos eiye, pájaro o eleiye, dueño de pájaro se usan indistintamente, porque el pájaro es el poder de la bruja; esto es al recibirlo se vuelve aje; son a la vez su espíritu y el pájaro que van hacer los maléficos trabajos. Durante las expediciones del pájaro, el cuerpo de la bruja permanece en casa, acostado inerte sobre su capa hasta que el pájaro regrese. Para combatir a aje, se dice de frotar el cuerpo indefenso acostado con pimiento rojo; cuando el espíritu vuelve, ya no puede ocupar el cuerpo contaminado por su prohibición.

Iyami tiene una calabaza y un pájaro

Doscientas personas llegaron pronto a la tierra Ota; eligieron entre ellos una iyalode (líder de mujeres en una ciudad yoruba). Aquellos que quieren obtener poder de la Aje, va a ella con una calabaza y dicen que quieren cada una un  pájaro ; iyalóde coloca el pájaro dentro de la calabaza, lo cubre y se lo entrega. De vuelta en casa, se ocupan de estas calabazas, las ocultan en un rincón que solo es conocido por ellas, u otra persona que también tendría una calabaza.

Iyami envía al pájaro a hacer un trabajo

Cuando quieren envían a eleiye a una misión, abren la calabaza; eleiye vuela y se va lleva el mensaje del que es responsable, ya sea a Lagos, a Ibadan … o a cualquiera de los cuatro rincones del mundo. Cuando termina el trabajo, eleiye regresa. El pájaro le dice a su dueño: “He hecho el trabajo que me has pedido. Vuelve a entrar en la calabaza de nuevo, que ella cubre de nuevo y la mete en su lugar. (El trabajo de ïyami se hace disimuladamente) (oriki): “Este pájaro elegante vuela al revés, desciende suavemente en la parte superior de la casa (silenciosamente como un gato)”. “Si ella dice matar, matarán”. si ella dice que tome los intestinos de alguien, ellos lo tomarán. Cuando ellos están observando a alguien para partirle la barriga, esta persona no sabe que ellos quieren quitarle los intestinos. “

Iyami envía pesadillas a las personas

Este pájaro tomará un látigo puede tomar un garrote o cuchillo; él puede convertirse en Eégún (regresando) u orisà; asustará a la persona a la que lo envían. ” (Las actividades del pájaro son inumerables)”. Traerán enfermedades, debilidad en los cuerpos de las personas, comiendo sus ojos, su hígado, bebiendo su sangre; les traen dolor de estómago a los niños, les quitan los pulmones a las personas, dolor de cabeza, dolor reumático, fiebre. Ellas no dejan que una mujer esté embarazada, y las que están, no darán a luz.

Iyami va a la reunión para compartir la sangre de sus víctimas con las otras eleiye

Una persona que tiene un pájaro  en el medio de la asamblea cuenta  que lo envió al a una misión. Entonces trae su trabajo en el medio de la asamblea, porque ella no puede hacer este trabajo sola. Al contarlo todo, las otras Eleiye quieren tener su parte. Ella trae la sangre de vuelta con el pájaro Todos sus compañeras quieren tocarlo con la boca, probarlo. Cuando han bebido la sangre juntas, se separan.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s