Ajala la entidad que moldea el Ori

Ajala la entidad que moldea el Ori

Según los Yoruba, se cree que antes de venir al mundo, todos estaban obligados a ir y elegir un ori entre una gran cantidad de oris  en el almacén de Ajala. Ajala, (un alfarero. Es importante tener en cuenta que Ajala, la entidad que moldea el ori, ejerce un estado importante en la Cosmología Yoruba. Sin embargo, Ajala no es una Orisa (divinidad). Esto es comprensible cuando uno se da cuenta de que no todas las entidades sobrenaturales en la religión Yoruba son dioses, diosas, Orisa o divinidades.) tiene el deber de moldear cabezas humanas El proceso de creación humana no está completo sin él. Mientras que Orisanla (archivinidad) es entendida por los Yoruba como la creadora de ara (cuerpo), que luego pasa la figura sin vida a Olodumare (Deidad Suprema) a poner emi (entidad que da vida), Ajala es responsable de la creación de ori.

Ajala es un alfarero experto, un borracho, un deudor y una criatura irresponsable y descuidado. En cualquier caso, Ajala a pesar de su total descuido es responsable de moldear cabezas de diferentes formas y calidades (algunas son buenas y muchas son malas) En la casa de Ajala, cada hombre elige su propio ori, después de lo cual cada hombre que viene al mundo pasa a través del agua de olvido – Omi igbagbe, que es el límite entre el cielo y la tierra.

En otro mito  la adquisición del ori se hace arrodillándose ante la alta autoridad Olodumare (Deidad Suprema), que confiere una parte, es decir, qué persona estaría a la altura de la tierra. Este tipo de adquisición “ori” se conoce como Ayanmo (lo que está pegado a alguien).

En todos estos mitos, se observa que Orunmila (archidivinidad), el fundador del sistema de adivinación ifa (oráculo), es un testigo de la elección del destino del hombre. No es de extrañar que se le llame Eleri-Ipin (el testigo del destino) y el único competente para revelar el tipo y contenido de “ori” elegido por cada persona.

Para una mejor comprensión de la adquisición de ori, según algunos la elección del destino de uno podría ser una de estas tres formas:

  • Una persona puede arrodillarse y elegir su destino, esto se llama A kun le yan (lo que se recibe arrodillado).
  • Puede arrodillarse y recibir su destino, eso se llama A kun le gba (lo que se recibe arrodillado).
  • O puede tener su destino fijado en él; para esto, los Yoruba le dan el nombre Ayanmo (el que si está fijado a uno).

Los yoruba creen que el destino una vez elegido por uno o conferido es inalterable. En otras palabras, queda doblemente sellado tal que la existencia terrenal de la persona es una consecuencia del tipo de ori uno eligió o fue conferido.

La comprensión yoruba de “ori” se puede concebir en dos sentidos relacionados. Se refiere al yo inconsciente, que elige libremente el curso de la vida de uno antes de Ajala u Olodumare (según sea el caso); también se refiere a lo que se elige: el destino individual o la porción. El primer Ori es el espíritu personal o el ancestro guardián de un individuo. El segundo es la elección hecha por ori (el espíritu de la personalidad) que es desconocida para la persona (ahora consciente) después de haber venido al mundo.

Por lo tanto, es posible para una persona embarcarse en un proyecto que su ori no eligió, es decir, para el cual él no está predestinado. El fracaso es el resultado de tales esfuerzos. Esto subraya la relevancia metafísica del conocimiento de la propia naturaleza de ori. De ahí la necesidad de consultar a Orunmila, el dios de la adivinación, para determinar la naturaleza de la elección de Ori y si uno está siguiendo o no el camino correcto. El destino no debe escapar de nosotros. Ori es el indicador del propósito de uno en la vida. Tiene el secreto del plan de la deidad para uno. La elección de un buen ori asegura que la persona llevará una vida exitosa y próspera en la tierra, mientras que la elección de un mal ori condena al individuo a una vida de fracaso y desgracia.

Así para los yoruba, una persona próspera se conoce como olori rere (alguien que posee un buen ori) mientras que una persona desafortunada se personifica como olori buruku (alguien que posee un mal ori). Los eventos en la historia personal de los individuos son los factores determinantes para determinar el tipo de ori que uno tiene.

Llegamos a la conclusión que el Destino en este sentido significa que todas las actividades del hombre en la tierra han sido predeterminadas cuando el hombre eligió su ipin-ori (porción o lote) con Ajala antes de venir al mundo y por lo tanto no puede ser alterado pase lo que pase. Una vez que una persona ha elegido su destino mediante la selección de un ori, se hace casi imposible para alterarlo en la tierra, de hecho, los dioses no están en una posición para alterar el destino de un hombre.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s