La canasta de antepasados

La canasta de antepasados

Se llama lukobi lu bakulu. Trenzada con hojas de palma y provista de una cubierta, contiene reliquias de todos los jefes coronados, ndona-nkento (jefes religiosos) y albinos del clan. Hay cabello, uñas y una falange de dedo. Los albinos están representados allí porque estos señores blancos (mfumu zi ndundu) se consideran grandes antepasados reencarnados. Además de las reliquias humanas, la canasta contiene animales: garras, pelo y dientes de todos los leopardos asesinados por el clan.

Cuando un cazador muere, estos trofeos están encerrados en la canasta por el nganga-bakulu, sacerdote de los ancestros, en presencia de todo el clan; hojas de lemba-lemba colocadas horizontalmente separan las contribuciones sucesivas en capas cronológicamente superpuestas como estratificaciones geológicas; Una hoja lo cubre todo. La canasta se fija en la horquilla cuádruple de una rama plantada en la esquina de la cabaña Bakulu (Nzo i bakulu: casa de los ancestros; entre los Bambata, Nzo nene: la casa grande).

En medio de esta choza, entre dos piedras, arde un fuego que nunca debe extinguirse. Un niño se encarga de mantenerlo. Por la noche, el jefe coloca algunos troncos de madera gruesa que se queman toda la noche.

El sacerdote y el culto a los ancestros

El nganga bakulu, que tiene la custodia de la canasta y preside todas las ceremonias de adoración social, es el coronado jefe mfumu mpu. En su ausencia, el anciano del clan o su reemplazo se ocupa de estas funciones. El día de la semana en el que el clan no tiene actividades, el nganga lleva una pequeña calabaza de vino de palma a la cabaña de los ancestros ​​y, con hojas de lemba-lemba, rocía la canasta. Luego se arrodilla, toma un poco de tierra empapada en vino y la lleva tres veces al pecho; finalmente, saluda tres veces con un golpeo de manos y se retira. Cuando hay varios enfermos o mucha palabrería en simultáneamente en el pueblo, el jefe ulembika gata: pacifica el pueblo. Frente a todos los habitantes (excepto los extranjeros) realiza todos los gestos descritos anteriormente, luego todos los asistentes realizan el rito de Kitoba, a saber: sumergir los cuatro dedos unidos de las dos manos en el barro hecho con vino, y frótalos tres veces en el pecho. Una vez terminada la ceremonia, el nganga coloca una hoja de lemba-lemba en la pared de cada cabaña en el pueblo. Para terminar, se dirige a la asamblea en estos términos … Si por la noche el mfumu mpu tiene malos sueños o temores, toma un plato de madera lleno de agua, sumerge una hoja de palmera  y se dirige a la casa ancestral para rociar la canasta. Cuando se va de allí, rocía el patio diciendo…

Recurso a los ancestros
Los bakulu tienen a su discreción “mfunu ye ngaku” utilidades y fertilidad. Este es el resumen de todos los deseos terrenales del mukongo: fertilidad, salud para él y su familia, longevidad, prosperidad en la cría, comercio, agricultura y, sobre todo, suerte en la caza.

Bakulu bazibula bazibika mfunu ye ngaku. – Los antepasados ​​abren o cierran el escondite del tesoro a su voluntad. El buen negocio se llama mbambu. Una cosecha extraordinaria de yuca, maní, calabaza, tabaco, se le atribuye al bakulu y el afortunado beneficiario dirá: este mbambu que me lo dio el bakulu.

Del mismo modo, cuando el comercio deja ganancias apreciables, es un mbambu de los bakulu. Los nzimbu zi mbambu, es decir, el dinero ganado se utiliza como capital de trabajo y no se puede gastar, si no se quiere perder la buena fortuna. Lo mismo vale para la cría. Una gallina, una cabra, una cerda prolífica es un mbambu. Estos animales no pueden venderse y sus hembras jóvenes deben dedicarse a la reproducción. Si se trata de aves de corral, los huevos no se pueden comer ni vender, pero deben incubarse. En el día de descanso semanal, ni la gallina ni los huevos pueden ser tocados. A los sujetos privilegiados los bakulu les dan buenos sueños. Los inspiran con tal proyecto, tal viaje o tal comercio y estos negocios tendrán éxito. O los rechazan porque les espera alguna desgracia.

Incluso sucede que un nkulu durante la noche trae dinero a su hermano. No puede gastarlo ni contarle a nadie sobre eso. Si no sigue estas instrucciones, el dinero desaparece; el nkulu se hizo cargo. Cuando un hombre así bendecido con un mbambu va a morir, puede elegir a su hermano uterino para que le suceda en su buena fortuna. Para este propósito, le da una perla roja (kinsola) y parte del dinero mbambu , o una gallina, ya sea blanca o moteada.

Si no quiere un sucesor, se traga una perla roja; así su fortuna desaparece de la tierra, pero la encontrará donde vaya. Para obtener estos beneficios, van al cementerio en la tumba de un hermano mayor o un tío materno. Allí hacen una libación de vino de palma y luego expresan su deseo. Hacen lo mismo cuando son objeto de una injusticia por parte de un padre; le piden a un nkulu que venga y se lleve al autor de la afrenta o del daño (Actualmente, esconden notas escritas en el mfokolo (pliegue del taparrabos que sirve de bolsillo) del difunto, y así transmiten, sin traicionarse, mensajes, ya sea al difunto o al bakulu con el cual el difunto se unirá).

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s