El pais fantasma de los Bantues y sus fantasmas

El núcleo de la religión bantú, podemos decir, es el culto a los muertos. La creencia en un Dios Supremo es más o menos vaga en algunas tribus; casi se olvida, o, en todo caso, no se la considera mucho; pero en todas partes, entre los pueblos de habla bantú, los espíritus de los difuntos son reconocidos, honrados y propiciados. No cabe la menor duda de que estas personas creen en algo que sobrevive a la muerte del cuerpo. No se puede decir con certeza de ninguna tribu africana que piense que la muerte acaba con todos, tal vez ni siquiera con los masai, de los cuales esto se ha afirmado de una manera un tanto fortuita. La costumbre bantú universal de ofrendas a los espíritus de parientes fallecidos es sin duda una prueba suficiente de lo contrario.

No se puede esperar encontrar una teoría razonada de la existencia espiritual entre personas tan relativamente primitivas como estas, ni un acuerdo completo entre las creencias de diferentes tribus, o incluso entre individuos de la misma tribu. Pero, en términos generales, en todas partes se sostiene que algo, que llamaremos fantasma, vive cuando el cuerpo muere y puede, hasta cierto punto, influir en los asuntos de los vivos. Los fantasmas pueden comunicarse con los vivos a través de sueños, señales y presagios, y por medio de adivinos o profetas. Pueden traer un desastre a la familia o la tribu si se sienten ofendidos por la negligencia o, a veces, como un juicio por algún pecado no descubierto. No son invariablemente malignos, como se dice a veces; de hecho, a menudo se les mira con afectuoso respeto y se muestran serviciales con sus parientes en momentos de necesidad.

Aunque el fantasma sobrevive al cuerpo por un período indefinido, no se piensa necesariamente que viva eternamente. Algunas personas afirman que después del lapso de varias generaciones simplemente vuelven a la nada, excepto en el caso de personalidades destacadas, recordadas más allá del círculo de sus descendientes inmediatos, como los antiguos jefes y benefactores tribales. En otras palabras, los fantasmas duran sólo mientras son recordados por los vivos: los padres y abuelos siempre son conmemorados y sacrificados; las tres generaciones precedentes mantienen una existencia precaria, luchando por una parte de las ofrendas y en ocasiones llamando la atención mediante apariciones aterradoras; se dice que cualquiera más antiguo que estos “se hace pedazos”. Donde definitivamente se cree en la reencarnación la vida dura mientras haya un hijo de la línea que la lleve a cabo y solo llega a su fin si la familia muere.

Sin embargo, otra opinión prevalece entre los wazaramo, una tribu del territorio de Tanganica, en las inmediaciones de Dar-es-Salaam. Con ellos los fantasmas familiares (los de padre, abuelo y tío materno) se denominan makungu , y son honrados y propiciados de la manera habitual. Con el paso de las generaciones, pierden su individualidad y se fusionan en la multitud de espíritus conocidos colectivamente como vinyamkela o majini . La diferencia entre estas dos clases se establece de diversas formas, pero todos parecen estar de acuerdo en que las últimas son las más poderosas de las dos, mientras que ambas tienen más poder que los fantasmas de kungu ordinarios . Algunos dicen que los vinyamkela (singular kinyamkela ) son los fantasmas de los niños, los majini los de los adultos, mientras que otros sostienen que los primeros fueron en su vida personas bondadosas e inofensivas, los majini hombres de violencia. Este nombre es de introducción relativamente reciente, tomado de los genios árabes; el nombre anterior para tal fantasma era dzedzeta , o, según algunos, mwene mbago , que significa “señor (o dama) del bosque”. Este ser es invisible, excepto para los ‘médicos’, cuyo oficio es exorcizarlo, y tiene su morada en árboles huecos. El kinyamkela también es, por regla general, invisible, pero cuando él (o ella) aparece es como la mitad de un cuerpo humano, “con una pierna, una mano, un ojo y un oído.

Otra creencia muy generalizada es que los muertos tienden a reaparecer en formas animales, generalmente las de serpientes o lagartos, aunque, aparentemente, se puede elegir casi cualquier animal. Los Atonga del lago Nyasa dicen que al tomar ciertas medicinas, una persona puede asegurarse de que se cambie después de la muerte al animal que quiera. Algunos dicen que sus grandes jefes regresan como leones. Los magos de un tipo especialmente repugnante pueden convertirse a voluntad, mientras viven, en hienas o leopardos; no está tan claro si asumen las formas de estos animales después de la muerte. Las precauciones tomadas para aniquilar, si eso fuera posible, los cadáveres de tales personas parecerían tener por objeto evitarlo.

Se puede llegar al país fantasma a través de cuevas o agujeros en el suelo; un incidente favorito en los cuentos populares es la aventura de un hombre que siguió a un puercoespín u otra criatura similar hasta su madriguera, y poco a poco se encontró en la aldea de los muertos. Los Wakuluwe (una tribu cerca del extremo sur del lago Tanganika) los fisinzwa (fantasmas) “se supone que permanecen en una aldea en el centro de la tierra”.

Todos los nativos colocan el mundo espiritual en las entrañas de la tierra. Ellos llaman a esta misteriosa región mosima, el abismo “. En los diccionarios recientes se dice que esta palabra sólo significa:” un agujero en el suelo, guarida, agujero de un animal salvaje “, de modo que el otro significado, ya sea primario o derivado, probablemente se haya olvidado. Muy generalmente conocido por un nombre relacionado con el swahili kuzimu. La raíz – zimu , o una forma similar, se encuentra en muchos idiomas, lo que significa un espíritu o la clase de ogro monstruoso.

Los bapedi del Transvaal solían decir que la puerta de entrada a Mosima estaba en su país y que podía entrar cualquiera que tuviera el coraje. Parece haber sido necesario que dos o más personas fueran juntas; se tomaron de la mano antes de entrar al paso y gritaron: “¡Fantasmas, apártense! ¡Vamos a tirar piedras!”. Después de lo cual entraron sin dificultad.

Como ya se dijo, se cree que los fantasmas llevan la misma vida en su aldea que en la tierra superior; pero los detalles varían de un lugar a otro. Se describen valles siempre verdes (sin sequías como las que temen los agricultores sudafricanos) donde pastaban inmensas manadas de hermosas vacas sin cuernos. 

Otros parecían pensar que la vida era aburrida, sin alegría ni tristeza. Los tonos de Wakuluwe se describen como cansados ​​y nostálgicos, razón por la cual de vez en cuando vienen a buscar a un familiar para que les haga compañía. En su país siempre es de noche – la ausencia de luz del día no se menciona por regla general en estos relatos – pero “el pueblo … Se dice que está iluminado por una luz más poderosa que [cualquiera] en la tierra, y los espíritus visten brillantes ropa, y las chozas están cubiertas de paja con hierba brillante “.

En el Kilimanjaro, se puede llegar a la tierra de los espíritus sumergiéndose en estanques, pero también hay ciertas puertas de entrada, tal vez algunas de las cuevas que abundan en las laderas de esa montaña. Las puertas están todas cerradas hoy en día, ¡es una pena !.

Pero a veces los fantasmas tienen su morada sobre el suelo, en las “arboledas sagradas” donde están enterrados los muertos. Esta costumbre de enterrarlos en el bosque es muy generalizada en el este de África; los árboles del cementerio nunca se talan, y se tiene cuidado de protegerlos, en la medida de lo posible, contra los incendios forestales que arden al final de la estación seca. Por lo tanto, en Nyasaland encontrará aquí y allá, elevándose sobre el matorral llano, un grupo de árboles altos y, a su sombra, algunas macetas, una azada rota o dos, o los fragmentos de un arco marcarán el lugar de las tumbas.

En estas arboledas los espíritus celebran a veces sus juergas: la gente de pueblos lejanos ha oído sus tambores. Hay lugares en lo profundo del bosque donde la tierra ha sido limpiada, como si fuera una pista de baile, y aquí se reúnen. Los transeúntes pueden escuchar música tenue, pero no ver a nadie; los sonidos parecen estar al frente, pero cuando se han alejado un poco se escuchan detrás de ellos.

En Nyasaland hay fantasmas que acechan colinas particulares, probablemente aquellas donde han sido enterrados viejos jefes, y se cuentan extraños relatos de “la colina de los espíritus” – piri la mizimu – donde las mujeres que pasan portando vasijas en la cabeza los mandriles les quitaron las ollas. Uno se deja para inferir que los babuinos son formas asumidas por los fantasmas, aunque esto no se declara expresamente, y en otros lugares uno encuentra a los babuinos mencionados solo como familiares de magos, no como antepasados ​​reencarnados. Hay plátanos cultivados en la colina de los espíritus; puedes cortar un manojo y comer un poco; pero si te llevas alguno, habrán desaparecido antes de que llegues a tu aldea.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s