Loka nkisi y las formulas de encantamiento

Los Bakongo, como muchos bantúes, tiene una palabra para lo que se llama magia negra; esta palabra contiene la raíz lo; el verbo es Loka. Utilizan este verbo para designar otras operaciones u otros actos, que distinguen formal y expresamente del poder del mal o de la magia negra. Iré describiendo todos los actos y operaciones a los que se aplica el término loka, a saber: loka nkisi, que nos introducirá en el fetichismo; loka mpanda, por el cual un ascendente usa su poder vital superior vis-à-vis de un descendiente; loka kibuti, donde un tío materno o un padre emplea su poder vital con respecto a un sobrino, una sobrina o un niño; Loka con Kindoki en el clan; y finalmente el propio Kindoki. El fetichismo, al que se pueden aplicar todas las definiciones de magia dadas o ensayadas por las diferentes ciencias, tendrá su descripción detallada en los siguientes capítulos.

Se deben hacer distinciones.
Ningún loka se ha apoderado de Nzambi. Entre Nzambi y el loka, existe una relación indirecta. Go Nzambi katugene nkisi ko, nga tufwidi beto kulu, si Nzambi no nos hubiera dado nkisi, todos estariamos muertos. Siendo Nzambi la primera causa de todo, los nkisi también le deben su primer origen. Sin embargo, el loka se ejerce principalmente en el nkisi y a través del nkisi. En cuanto a los antepasados, pueden ser dominados por la magia de los humanos y participar en operaciones mágicas; pero su culto, practicado en nombre del clan, es claramente distinto de la magia. No incluye ningún rito vinculante frente al objeto material del culto, a saber, la canasta de reliquias, oraciones, libaciones y gestos son expresiones de humilde dependencia, de verdadero respeto. En la cabaña que contiene la canasta no puede haber ningún objeto nkisi. Anteriormente, el sacerdote del culto a los antepasados ​​(nganga bakula) no podía poseer ninguno, ni siquiera en otra choza.

Loka nkisi.

Las prácticas más comunes son las que se relacionan con el nkisi. Esta palabra se traduce comúnmente como fetiche. Describiremos en detalle en los siguientes capítulos los nkisi y su actividad multifacética que, junto con el culto a los antepasados ​​y en su detrimento, domina la vida social e individual de Bakongo. Para la comprensión de este capítulo, retengamos solo sus características esenciales. El nkisi es un objeto artificial presuntamente habitado por un espíritu o alma fallecida, y que está bajo el control de un hombre. También puede ser un objeto derivado de un nkisi propiamente dicho y que participa de su poder. Cada nkisi tiene su propio poder y actividad. Hacerle ejercitar esta actividad, se llama loka nkisi. ¿Quién es capaz de poseer loka nkisi? Cualquiera que sea el legítimo propietario de un nkisi y conozca sus leyes y encantamientos; por lo tanto, el propietario (nganga nkisi) y aquel que lo que inició.

¿Sobre quién puede ejercerse la acción Loka? En todo, excepto en Nzambi. Mejor que comentarios abstractos, leer los dos encantamientos siguientes dejará en claro qué es loka nkisi. Aquí hay una fórmula de encantamiento mágico, que un anciano recita frente a sus propios fetiches. Los colocó en una estera frente a la cabaña de su sobrino enfermo. En cuclillas frente a ellos les habla:

Tala beno ba nkisi,
Di lwisidi kuku, ka mu nkasa ko, ka mu nguba ko,
Kansi mu diambu di nleke amo ubela.
Keti mu nseke bantelele, keti mu masa ?

Keti mwana nkento, keti mwana yakala,
Kakala mbundu zole, kata nleke ?
Ntondo,
Keti mu mbisi katanga ?
Keti mu ntako kasalanga

Muna gata nzitu kusala,
Ntekolo kusala,
Mwisi kanda kusala,
Mwana kusala,
Ka gena muntu kagengula ko…

Después de estos encantamientos, el anciano coloca tres pinzas de pólvora frente al nkisi, le prende fuego y, golpeándose la boca con la palma de la mano, grita con todas sus fuerzas: ¡Eh! los ! la!, oh! oh! oh ! El pueblo está desierto.


Fórmula de encantamiento

¿Alguien de la familia llega a enfermarse, el padre, la madre, el tío materno o algún familiar, el poseedor toma un fetiche usado para vengarse, o si no lo tiene, acude a un nganga-nkisi (fetichista), y es iniciado por él. Coloca el nkisi en la encrucijada del camino y le da el siguiente mensaje:

E mbari nkisi,
Kuna ku ukwenda,
Komba, komba, sesa, sesa !
Muntu bu kata bila,

Yuna ndoki untele;
Uta baka, ukina, uyuluka.
Buna ukwenda, bu wenda kaka.
Mwana ngani, mwana ngani kwandi,
Nsambila k’udie ko.

Nde, mono mvwidi bana bamo,
Ikala kindoki, ikina, iyuluka,
Buna ngeye nkisi vutuka ku nima mono.
Muntu nkaka na kavwa kikuma,
Kesi lomba ku mono ifuta; …

Habiendo pronunciado estas imprecaciones, el anciano va a buscar bikandu, plantas que tienen una relación directa con el fetiche, y las coloca en los caminos que conducen al pueblo. Si el enemigo pasara por encima de estas plantas, el fetiche lo capturaría de inmediato.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s