Africa Los Surma y el nombre recibido por su vaca favorita

Los Surmas (también llamados «Suris», nombre colectivo dado por el gobierno etíope para agrupar varios clanes con una lengua y costumbres similares: Chai, Timaga y Suri Baale) forman un pueblo que vive en las fértiles tierras del valle del Omo, en el suroeste de Etiopía, no lejos de la frontera con Sudán del Sur, de donde según los especialistas son. 

La economía Suri se basa en la ganadería y la agricultura. Crían vacas y cabras, su principal riqueza; y cultivar sorgo, maíz, yuca, coles, frijoles, ñame, así como especias y tabaco. Durante la estación seca, también recolectan miel. El lavado de oro en los arroyos circundantes también es una fuente de ingresos y de intercambio de divisas con comerciantes de otras regiones. Las mujeres Surma también elaboran utensilios y ollas de barro que venden a los pueblos vecinos, como los Dizis, así como los productos de sus cacerías. También elaboran una cerveza artesanal (gèso) que comercializan. 

Un hombre suri casado posee un promedio de 30 a 40 vacas. Estas vacas nunca son sacrificadas excepto con fines ceremoniales. Cada joven Surma elige un nombre o apodo de vaca favorito, y sus amigos lo llamarán por el nombre de su vaca favorita. Las vacas son importantes, económica, social y simbólico – supremo entre los Surmas y están dispuestos a arriesgar sus vidas por sus rebaños. Cada uno es juzgado y considerado según el número de vacas que posee. Los hombres sólo acceden al matrimonio después de haber adquirido un cierto número de vacas que les permitan pagar la dote de la novia. Las vacas se entregan a la familia de la novia durante y después de la ceremonia nupcial. Cuando muere una vaca en su rebaño, los Surmas cantan canciones y oraciones por ella.

Los Surma se enorgullecen de sus escarificaciones y del número de ellas en sus cuerpos. Las mujeres escarifican sus cuerpos cortándose la piel con una hoja de afeitar e insertando espinas de arbustos en ella. Después de ser cortada, la carne eventualmente puede escarificarse. Entre los hombres, la escarificación es una forma de marcar que un enemigo de una tribu rival ha sido asesinado. Finalmente, durante los enfrentamientos y duelos entre hombres del mismo grupo, los golpes que se dan, dolorosos, son una forma de fortalecer a los jóvenes acostumbrándolos a la sangre y al dolor.

Perforar los labios y los lóbulos de las orejas para acomodar bandejas pequeñas es un ritual importante de la cultura Suri. Solo las mujeres usan bandejas labiales o «labrets». En la pubertad, a la mayoría de las mujeres jóvenes les extraen algunos dientes inferiores para luego poder colocarles el labret. Luego se perfora el labio inferior y se estira para acomodar bandejas de tamaño creciente. Tener un labio perforado es señal de belleza y buen comportamiento en la mujer; una creencia muy extendida es que cuanto mayor sea la meseta labial de la mujer, mayor será su dote en ganado. Según otras creencias, la costumbre de llevar una bandeja labial está ligada al tabú del sexo oral. Según algunos antropólogos, esta costumbre se originó en un deseo de hacer que las mujeres fueran menos deseables para los traficantes de esclavos. Los labrets generalmente están hechos de terracota o madera.

©️ngangamansa.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s