Palo Monte Cómo reconocer un buen Nganga

Marabu, hechiceros, fetichistas, charlatanes… tantos sustantivos expresamente creados para sembrar confusión y algarabía en la concepción africana del sacerdote. Antes del advenimiento del cristianismo, de hecho, la organización de África irradió tanto sociopolítica como culturalmente. Entre los componentes de la sociedad había una clase muy particular: la de los sacerdotes y sacerdotisas, enviados por los dioses a la tierra y cinturón de transición entre el mundo visible y el invisible, entre el mundo de los espíritus y el de los hombres.

Estos últimos, que en otro tiempo garantizaron la armonía y el bienestar de las poblaciones, se vieron y se ven perseguidos y odiados por los seguidores de las religiones abrahámicas que nunca han dejado de tratarlos con todos los números de pájaros de mal agüero.

Hoy en día, nadie es realmente capaz de describir unánimemente la función de los morabitos, los hechiceros o incluso los médicos brujos. Además, ¿quién sería capaz de poner a los sacerdotes africanos un número que no genere polémica? Para unos son curanderos, para otros son hechiceros, seguidores del Diablo o de las fuerzas del mal. El problema del oficio surge por el hecho de que utilizamos lenguajes exógenos para explicar realidades endógenas, lo que sesga de antemano el debate. Lo ideal sería, para despejar cualquier ambigüedad, propiciar la denominación en nuestros idiomas y en África, comúnmente se llama Nganga.

En el país Kamita cuando decimos Nganga ( Kamsi o Magnisi entre los Bamiléké de Camerún) el hecho de que es un enviado de los dioses no adolece de ninguna duda. Cabe señalar que en África, el papel de la Nganga es principalmente el de salvavidas de la población. También hay dos tipos:

– Los clarividentes : Son capaces de predecir el futuro, de diagnosticar el origen de tu mal, de dar directivas para un resultado esperado,

– Los curanderos : Son muy efectivos en el lavado, blindaje, naturopatía. Esto dice que hay Nganga especialistas en visión y predicción (videntes) y aquellos especialistas en tratamiento (curanderos). También hay especialistas en ambos; todo depende del don recibido y del grado de iniciación. Ni los videntes ni los curanderos utilizan necesariamente el mismo método. Por ejemplo, hay clarividentes que usan caracoles para leer el futuro, los que toman un huevo de gallina (del pueblo)… Nos convertimos en Nganga por cooptación e iniciación de los espíritus que nos eligen.

¿Cómo reconocer un buen Nganga?

1- No hacen publicidad, lo hacen sus ex pacientes;

2- No viven de su trabajo de Nganga, tienen un trabajo paralelo: plantaciones, actividades comerciales o profesionales. Para ello, su riqueza material (si la tienen), nunca proviene de su actividad de Nganga;

3- No piden sumas exorbitantes por el trabajo que realizan;

4- Para preservar la paz y la cohesión social, nunca os dirán quién es/fue el autor de vuestro mal, sino que os aconsejarán más bien que os alejéis o desconfiéis de él;

5- No os piden sacrificios humanos;

6- No te prometen dinero sino trabajo, no aconsejan venganza sino perdón, no predican odio, sino amor…

Si conoces a alguien que practica lo contrario de uno de los elementos anteriores, aléjate de él a pasos agigantados. Subrayemos de todos modos que el dualismo día/noche, Bien/Mal, Hombre/Mujer, Reír/Llorar… forman parte de la animación cósmica. Dicho esto, si existe el bien, también existe el mal.

De hecho, los Nganga lamentablemente no son los únicos capaces de entrar en contacto con el mundo de los espíritus e interactuar con estas energías. Sin embargo, es la dirección que toman la que difiere mientras sus opuestos manipulan las energías negativas para hechizar, lanzar hechizos, los Nganga están presentes para frustrarlos gracias a las energías positivas que encarnan, sanando y desencantando.

Recuerda que el cuerpo humano es como una casa frente al cual merodea un león hambriento. Si abrimos la puerta, entra en la casa y devora todo a su paso. Pero como no se puede vivir enclaustrado en casa, antes de abrir la puerta hay que estar preparado para enfrentarse al león, o haber hecho antes lo “necesario” para “sacarlo” de casa y uno u otro pertenece al dominio de conocimiento que, por lo general, descansa en manos de los iniciados entre los que se encuentran los Nganga.

Para que África y los africanos redescubran su influencia espiritual, deben necesariamente reconciliarse con su cultura y, por extensión, con sus ancestros. Esta reconciliación pasa inevitablemente por la revalorización de nuestros curanderos tradicionales, y curanderos en definitiva de nuestro Nganga, cinturón de transición entre el mundo de lo inmaterial que no siempre aprehendemos, y aquel material en el que vivimos.

©️ngangamansa.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s