Africa los Dagaaba de Burkina Faso

Los Dagaaba son un pueblo que se encuentra en varios países africanos como Ghana, Burkina Faso, algunas comunidades también viven en Costa de Marfil y Camerún.

Entre los Dagaaba, durante el funeral se expone al difunto durante días dependiendo de su sexo, su edad y la localidad de donde es originario. En Kpopéri, un pueblo en el departamento de Disshin, el funeral se lleva a cabo durante un período de tres días. Esto se hace por varias razones que se derivan de una historia muy antigua.

Para ellos la muerte representa sólo un pasaje al mundo de los ancestros. El alma deja el cuerpo inmediatamente después de la muerte, pero aún no forma parte del mundo invisible. Su presencia es siempre evidente durante todo el período de duelo, cuando sigue circulando por el pueblo en medio de su familia.

La familia se reúne y escucha los últimos deseos del moribundo y se despide. El moribundo debe morir apoyado en las rodillas de alguien de la familia. Luego se lava el cuerpo y se viste con ropa mortuoria. Se afeita la cabeza del difunto, siendo el cabello una impureza. El difunto así preparado es luego instalado por los sepultureros en un asiento apoyado contra una pared cerca de la entrada principal, fuera de su casa que es un espacio público. Debajo de este asiento se coloca una estera hecha de espigas de mijo de manera que los pies del difunto no toquen el suelo.

Para el jefe de la aldea de Kpopéri la exposición del cuerpo es una práctica inspirada en los seres sobrenaturales que son los genios. Según él, los cazadores habrían observado a genios organizando el funeral de sus difuntos de esta forma. Según esta leyenda, de allí vendría el origen de la exposición del cadáver adoptado por los Dagaaba durante el funeral. Según él, los genios expusieron su cadáver con la esperanza de que los días siguientes despertara. Esta práctica de los genios, los cazadores la transpusieron entre los Dagaaba como varias otras prácticas en otros lugares.

En la antigüedad, dado que el enigma de la muerte no era dominado por los humanos, sobre todo porque no había suficientes médicos en la localidad para certificar la muerte, los cuerpos de Dagaaba eran expuestos durante tres días en un catafalco.

La ceremonia fúnebre y su desarrollo están ligados a la causa de la muerte que es revelada por el adivino o el propio difunto.  Para los individuos que mueren por accidente o enfermedad la costumbre exige el pago de una multa por reparación ritual (una multa económica, más dos gallinas y un animal para el sacrificio de reparación) porque estas muertes son un castigo de los espíritus.  Los ancianos que murieron después de una larga vida dejando muchos hijos tienen un buen funeral. Los hechiceros y los malditos de la sociedad son excepciones, se les deja solos en sus últimos momentos y luego se les arroja a un pozo.

Se practican sesiones de lamentación en torno al balafón, lágrimas, retórica, lamentos y danzas. Las diversas actividades que han marcado su vida son reproducidas por mimos para erradicar el recuerdo de la existencia terrenal del difunto. Los relatos de sus vidas y grandes hechos contienen mucho dolor y son fundamentales para el proceso de lamentación. Se lanzan monedas al pie del trono sobre el que se encuentra el ataúd (para los sepultureros en general). El funeral se desarrolla rápidamente en un ambiente de llantos y lamentaciones, que marca la separación definitiva con el difunto. Esta separación es precedida por un sacrificio de pollo.

Además, el jefe de la aldea de Kpopéri indica que la orientación del rostro del cadáver depende de su sexo. Cuando es un hombre, mira hacia el este. Esto tiene el simbolismo de mostrar que el hombre tiene la mañana como indicador de sus tareas diarias. Cuando es una mujer, es hacia el oeste, para significar que es al atardecer cuando comienza el trabajo específico para ella. Y estas posiciones son válidas en la tumba. En cuanto a la vestimenta del cadáver hay dos tipos. La primera está ligada al estilo de vestir que tenía el difunto en el día a día, la segunda está ligada a la identidad dagaaba y se considera que es aquella con la que será recibido por los antepasados ​​en el más allá. Este outfit, toda familia lo tiene en previsión para estas circunstancias.

El alma se anima a reunirse con los antepasados ​​por el rito del amargo funeral que consiste en ayudar y purificar al difunto en su peregrinación hacia la ciudad de los antepasados ​​para ser allí aceptado.  

©️ngangamansa.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s