Nganga Mansa

Nganga es un vocablo congo que significa magistrado, jefe superior, gobernador, denominación o título honorífico. Se llama Nganga al hechicero de tradición conga, oficiante de la religión que se conoce como Mayombe, la cual rinde culto a los muertos y a los espíritus de la naturaleza. Mayombe es la íntima relación del espíritu de un muerto que, junto con los animales, las aguas, los minerales, las tierras, los palos y las hierbas, conforman el universo adorado por el reino de Manikongo.

Nganga, Brujo, Mayombero, Palero o Rayado todos los nombres señalan al practicante de la religión Conga. Su poder es reconocido y temido. Puede cambiar el destino, domina las fuerzas ocultas y su muerto trabaja con tal prontitud que es capaz de enfermar a quien designe hasta causarle la muerte.

La casa del Nganga es sencilla como la que más. Dedica su mejor estancia al Nkisi donde vive el espíritu que trabaja para él. La pulcritud y el orden no le preocupan. Figuras, cubiertas de hilillos de sangre seca, saludan al invitado. Son los Nkisis. Sabedor de su poder asegura que la vida del consultante cambiará después de que el Nkisi dé su parecer sobre el problema. No es adivino ni puede predecir el futuro. Se considera un intermediario entre el más allá y nuestra tierra. “Todo tiene solución”, dice convencido, Habla de Dios, al que respeta como Sumo creador, dueño de la vida y de la muerte. Ejerce de Juez en la Tierra y en el Cielo. Por su Gracia él puede interceder en los problemas mundanos. El brujo es el gran sanador. Sabe cómo expulsar los espíritus que causan daño y devolver la salud a quien la persiga. Es Nganga – máximo sacerdote congo-, su casa es casa de mayombe, llamada Casa Mundo, sus ahijados innumerables. Le ayuda en sus funciones los Mayordomos y la madrina del Nkisi.

El Nganga asiste en su trabajo con naturalidad. Toma cuatro trozos de cáscara de coco y tras golpear el piso tres veces pronuncia: “Nsala Maleko, Maleko Nsala” y la puerta de comunicación con el mundo intangible se abre para escuchar sus preguntas. Lanza los cocos al aire y lee las respuestas. Nada hay que no sepa el Nkisi. Dirá la solución para que lo enemigos se recojan, para que el amor perdido regrese con pasión, para que el dinero llene los bolsillos, las penas se alejen y la salud se recupere. A veces, exigirá un trabajo. Sólo el brujo podrá realizar las exigencias, pero su precio lo impondrá el Nkisi. De ahí que los congos no entiendan de ricos ni pobres. El espíritu sabe cuánto puedes pagar. Nunca pedirá más de tus posibilidades. Hasta el sacerdote entrega. En la tierra donde se recojan las plantas o palos se dejarán monedas, lo mismo se hará en el río, en el mar o en el cementerio. El Nganga reconoce el entono como propio y ajeno a un mismo tiempo. Entiende que todos los espacios tienen un dueño y se le brinda respeto con un pago aunque sea sólo simbólico y sin valor material. Se domina y se teme. Todo cuanto acontece tiene una razón de ser y puede ser cambiado. Su conducta, su forma de vida y hasta sus costumbres las dedicará a  su religión.

Nganga Mansa Cholan vive en España.  Es un Nganga cumplidor de sus obligaciones. Nos recibe vestido de blanco, con la cabeza cubierta por un pequeño bonete rojo. Sus espléndidos ojos azules invitan a confiar en él. Con satisfacción nos lleva hasta la habitación del Nkisi.  No parece que nos hayamos trasladado de continente. Casi la misma estampa de santuario que en África. Mansa Cholan se descalza, saluda en lengua kikonga y empieza a preguntar a los espíritus. Cuando termina enciende una vela y la planta erecta en el suelo mientras pronuncia: “tondelé”.

“Aquí no se conoce el Mayombe”, nos confiesa entristecido, “pero el Mayombe lo puede todo”. Es tal la fuerza de esta religión que es capaz de cambiar el destino de las personas que acuden a él desde hace ya 19 años. “Todo tiene un camino”, nos dice el Nganga, “pero hay que saber cuál es”.

Este blog informativo tiene el objetivo de informar con la mayor claridad y respeto posible religiones milenarias nacidas en África.

  • Espiritista Coronado en Espiritismo Cruzao, Espiritista Recogedor.
  • Santero Mayor, hijo de Oshun y Eleggua , mi nombre Oñi Ocan (Corazón de Miel).
  • Nganga rayado y jurado sobre Nkisi hace muchas lunas, mi nombre es Nganga Mansa Cholan Duambo Nsambi (Agua de Río, Algodón de Dios).
  • Ritos + Recibido Nkisi Ndumba – pueblo Woyo
  • Ritos + Recibido Ikenga Guerrero – pueblo Igbo
  • Ritos + Recibido Voudu Legba – pueblo Fon
  • Ritos + Secreto de Boliw – pueblo Bambara   
 

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s