El mal es cosa de los hombres no de Dios

El mal es cosa de los hombres no de Dios

El mal en general es “cualquier experiencia que sea nociva, dolorosa, hiriente, arrepentida o calamitosa [de tal forma que] … impida u obstruya el logro de objetivos, ideas, felicidad o bienestar general”. La brujería es una forma de maldad reconocida por los africanos. La brujería es vista como “el empleo de fuerzas místicas para dañar al prójimo”. Esta fuerza es un ejemplo típico del mal, pero el poder de la brujería es el poder que alguien puede usar para afectar a otra persona, pero no significa que la brujería sea mala o necesariamente mala; solo se vuelve malvada cuando la persona decide usar tales poderes negativamente. Esto fortalece aún más la afirmación de que el mal lo hacen los agentes humanos y que todas las culpas deben dirigirse al hombre y no a Dios.

El problema metafísico del mal, a pesar de ser un problema perenne en la filosofía occidental, puede discutirse de manera significativa dentro del pensamiento cosmológico Igbo. Los Igbos han intentado discutir cómo la presencia del mal puede conciliarse con los atributos de Chi-Ukwu (el espíritu supremo). Tal intento ha dividido a los filósofos de Igbo en tres campos principales, a saber: la visión optimista cosmológica de Igbo; Opinión personal de Dios y del destino; y vista de curso medio. La primera visión afirma que el hombre es el único responsable del mal en el mundo; el segundo habla del dios personal y el destino, mientras que el tercero combina los dos puntos de vista e incluye algunos espíritus responsables del mal en el mundo. Pero todavía plantea la pregunta de cómo se pueden explicar todo esto frente a un Dios todopoderoso y benevolente, Chi-Ukwu. Explicaremos brevemente los tres puntos de vista generales y las conclusiones que podrían extraerse de allí.

Visión optimista cosmológica de Igbo

Según este punto de vista, Dios como “Okike” (creador) es esencialmente bueno en sí mismo y su creación es intrínsecamente buena: el mal es algo externo a él en el sentido de que el mal es la consecuencia de algún mal moral cometido por el hombre. Los defensores de este punto de vista señalan los mitos de la retirada de Dios, los proverbios y otras expresiones culturales como motivos tradicionales para insistir en este punto de vista.

Existe la creencia en un universo creado que es controlado por el creador, Chukwu-Okike. El hombre está en el centro de esta creación. Está dotado de libertad y su correspondiente responsabilidad. Existe la creencia en la unidad entre los seres, la creencia en la armonía y el orden cósmico (universales) originales que desafortunadamente la acción del ser humano trastorna.

El mal es la función del hombre mismo, que está en el centro de la creación de Dios. Por lo tanto, el hombre es responsable de cada maldad que sucede en este mundo debido a sus acciones y su modo de estar en el mundo Igbo. Esta visión consolida la noción africana del mal de que Dios nunca puede ser la causa inmediata del mal en el mundo. Aunque el hombre es responsable del mal en el mundo, remotamente, Dios lo causa, no tan malvado como tal, sino en el sentido de que del hombre bueno lo causa, el mal viene como parte de él. Sin embargo, se ha argumentado que este punto de vista disocia a Dios del problema, se aferra a los supuestos de la bondad de Dios y guarda silencio sobre el supuesto poder de Dios, que podría haber utilizado para detener el mal si realmente lo hubiera querido.

Vista personal de Dios y el destino

Según este punto de vista, el mal no está directamente relacionado con el hombre sino con el dios personal de cada hombre. Ese dios personal elige el paquete de destino del hombre en el momento en que el individuo nace en el mundo. Este punto de vista establece que el dios personal y el destino de cada persona son responsables tanto de los males y errores evitables como inevitables de la vida. La creencia aquí es que el Ser Supremo asigna un dios personal (Chi) a un individuo, cuyo Chi a su vez trae al hombre todas sus fortunas buenas y a veces malas, así como la pobreza y la enfermedad al elegir el destino del que depende la suerte de cada uno. Un grado en el que se le atribuyen todas las cosas buenas y malas y también se las culpa de los errores individuales en la vida. Para reforzar este punto de vista, incluso señalan nombres como Nkechinyere (lote dado por un dios personal); Chibueze (dios personal hace y deshace uno); Chibuoke (lo personal lo hace famoso), etc. Algunos proverbios Igbo también apoyan su punto de vista como “Ebe onye dalu ka Chi ya kwatulu ya”, que significa “donde una persona cae allí, su dios personal lo empujó hacia abajo”.

A pesar de las críticas a la ambigüedad o la naturaleza equívoca del concepto de Chi, los igbo tradicionales creen que Dios no comete maldad contra su creación. También creen que cualquier desgracia o maldad sufrida por el hombre se interpreta como un castigo por el mal comportamiento del hombre o sus parientes en su vida presente o anterior. Esto es válido porque los igbos creen que las acciones de los hombres tienen consecuencias, ya sea en esta vida o en la próxima, y ​​no solo en quienes las cometen sino en quienes viven después de ellas. La importancia de este punto de vista radica en el hecho de que “ve el mal en el mundo de tal manera que no resta valor a la bondad y la omnipotencia de la Divinidad”. Dios en este punto de vista trasciende las órdenes morales y ontológicas y lo entienden como la principal fuente y garante sin que ninguna de sus características esenciales se vea comprometida.

La vista del medio curso 

Según este punto de vista, el dios personal y el destino de los humanos junto con otros espíritus conocidos y desconocidos, particularmente algunos espíritus que se especializan en hacer travesuras, son los creadores del mal en el mundo. Muchos eruditos modernos Igbo apoyan este punto de vista y conciben el mal en el mundo como dependiente de las acciones del hombre y los espíritus, una vez más absolviendo a Dios de cualquier participación o culpa en el problema del mal. La aparente maldad en el mundo y la imperfección en el mundo no son intrínsecas. Son más bien la negación del orden cósmico perfecto generalmente causado por las acciones de los hombres y de los espíritus. Dios no puede ser la causa inmediata del mal y se culpa al hombre y a los espíritus de la existencia del mal. A juzgar por nuestro tratamiento de las causas del mal … las tres causas inmediatas del mal son los espíritus malignos, el elemento dioses y los seres humanos”.

Este punto de vista no sacrifica ni resta valor a la bondad y la omnipotencia de Dios. Dios todavía es considerado como el Bien Supremo, todopoderoso y la causa de todas las cosas que son buenas en sí mismas. El punto aquí es que incluso si se habla de Dios como la causa remota del mal en el sentido de que creó las causas inmediatas del mal, pero no debe ser en el sentido de que causó el mal como tal. Más bien se construirá en el sentido de que, debido al bien que creó, el mal viene como una parte necesaria de él.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s