Los grandes Dioses del Vodou Haitiano Legba

Los grandes Dioses del Vodou Haitiano Legba

Papa Legba o Atibon-Legba es el dios de las puertas, el maestro de intersecciones y encrucijadas y el protector de las casas. En virtud de estas diversas funciones, se invoca bajo los nombres de “Legba-nan-bayè” (Legba de las barreras), de “Legba-calfou” (Legba de encrucijada) o “Grand chemin”, de “Legba Mait bitation” o “Legba Maiť habitation”. Como un dios que sabe todas las cosas, lleva el epíteto de Avadra.

Es Legba quien protege todas las entradas por las que pasan los espíritus buenos y malos. Ninguna ceremonia puede comenzar sin una oración dirigida a él para su consentimiento para abrir la barrera a los dioses.

Atibon-Legba es, sin duda, una de las deidades más augustas del panteón vudú. Es el gran Ancestro que se presenta ante todos los dioses y que les permite recibir el homenaje de sus fieles. Cada vez que se ofrece una comida de sacrificio al loa, primero se sirve y las primeras gotas de cualquier libación de ron son para él.

Legba ve y escucha todo lo que sucede en carreteras, senderos, cruces, casas, patios y jardines.

Lo representamos disfrazado de un anciano, roto por la edad, medio paralizado, que avanza dolorosamente con la ayuda de un bastón o una muleta. El nombre de Legba-pied-cassé, que a veces se le da, traduce bien el aspecto lamentable bajo el cual uno se lo imagina. Legba lleva un sombrero de paja de ala ancha, usa un macoutte (cartera hecha de hojas de latanier) y constantemente fuma una pipa de terracota larga. Su gran sombrero le permite proteger el loa de Guinea (de África) contra el calor del sol.

Legba se identifica con San Antonio el ermitaño y San Antonio de Padua. Como el primero, es enemigo de los placeres carnales.

Pero Legba también es San Pedro que, como él, es un portero divino. En fiestas o durante la conmemoración de un santo patrón, encendemos velas negras en la entrada de las iglesias no para San Pedro, sino para San Antonio.

Las imágenes piadosas son responsables de la confusión que también ha surgido entre San Lázaro y Legba. El santo aparece en estas estampas como un anciano de cabello blanco que camina con muletas. Fue suficiente para que se identificara con Legba.

Legba rara vez posee a una persona durante una ceremonia. Cuando ocurre el caso, aquellos que son capturados por este dios adoptan la apariencia de un anciano que cojea hacia adelante o es apoyado por muletas. Las posesiones de Legba son muy violentas y, a menudo, quienes se convierten en receptáculos de este dios son abatidos por él, caen al suelo y se acuestan sin moverse.

Para invocar a Legba, el oficiante usa una piedra que coloca en el altar. Luego dibuja un dibujo simbólico (vèvè) en el suelo y recita una oración.

El depósito o árbol dedicado a Legba siempre se levanta frente a una barrera, en medio de una encrucijada. Se suspende una macoutte (cartera) de las ramas del árbol para recibir las ofrendas que se le hacen. Son mazorcas de maíz a la parrilla, cigarros, tabaco, una pipa de terracota, fósforos.

Las ceremonias celebradas en honor a este dios siempre comienzan a cierta distancia de una barrera. Encendemos un fuego que mantenemos durante la duración de los ritos. El hougan, el hounsi o los bateristas, la plaza y los espectadores caminan en procesión hacia la barrera para saludar a Legba. En la entrada de la barrera, el hougan dibuja un gran círculo y todos cantan la canción en honor al Maestro de las barreras (Atibon-Legba, el bayé pou moin, etc.). Los sacerdotes y fieles se dirigen al pie del altar donde todos se inclinan para besar el suelo tres veces. El hougan luego traza un vèvè en el medio del cual coloca una vela negra. El jefe de la familia viene a darle una jarra de agua. El hougan, tomando su mano, la gira primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Luego recibe la jarra y la dirige sucesivamente hacia los cuatro puntos cardinales antes de lanzar parte de su contenido en el vèvè (dibujos simbólicos trazados con harina).

Dos hounsi le dan los gallos al hougan y gallinas negras que también dirige hacia los cuatro puntos cardinales antes de arrancarles la cabeza retorciéndoles brutalmente el cuello. Rocía el vèvè con su sangre y los envía a la cocina donde están preparados los cocineros, los abren por la espalda y frotan su carne con sal y especias, pero nunca con ajo, que es un condimento prohibido para la guinea. También los rocían con almíbar y aceite de oliva, pero evitan la mantequilla y la grasa, que también son tabú. Una persona a la que se llama Viè-z-o-Legba, Legba-aux-vieux, es responsable de la preparación del koklo (gallo joven).

Legba recibe, como ofrendas, plátanos, papas, ñames, malangas, mirlitones, jiramontones, pasteles, jarabe de cola y orgeat. Cuando se ofrece el sacrificio, ciertos alimentos toman un nombre especial: los plátanos se llaman sô-masôko: papas, malangas y ñames, running-tè (tierra corriendo); le giraumont, joucour; le mirliton, christophine.

Legba, como la mayoría de los loa, tiene un baile, el cangrejo-Legba, que es vivo y alegre y fácilmente reconocible por el silbido de los bailarines. Sin embargo, para saludar a Legba, realizamos, como lo exige el rito Rada, un baile de mahi a la llegada, luego un yanvalou y finalmente un nuevo mahi cuando se va.

La venganza de Legba contra quienes lo ofenden puede ser terrible.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s