De muertos, fantasmas y arboledas encantadas

De muertos, fantasmas y arboledas encantadas

El núcleo de la religión bantú, podemos decir, es el culto a los muertos.

La creencia en un Dios Supremo es más o menos vaga en algunas tribus, es casi olvidada o, en cualquier caso, no es muy considerada, pero en todas partes entre los pueblos de habla bantú los espíritus de los difuntos son reconocidos, honrados y propiciados. No hay la menor duda de que estas personas creen en algo que sobrevive a la muerte del cuerpo. No se puede decir con certeza que ninguna tribu africana piense que la muerte termina con todo. La costumbre universal bantú de las ofrendas a los espíritus de los familiares fallecidos es sin duda una prueba suficiente de lo contrario.

Espíritu no inmortal
Aunque el fantasma sobrevive al cuerpo por un período indefinido, no necesariamente se considera que viva para siempre. Algunas personas declaran claramente (quizás solo después de haber sido forzados por el cuestionamiento a pensar el asunto) que después del lapso de varias generaciones simplemente vuelven a la nada, excepto en el caso de personalidades sobresalientes, recordadas más allá del círculo de sus descendientes inmediatos, como los antiguos jefes y benefactores tribales. En otras palabras, los fantasmas duran solo mientras sean recordados por los vivos: los padres y los abuelos siempre son conmemorados y sacrificados; las tres generaciones anteriores mantienen una existencia precaria, luchan por una parte de las ofrendas y ocasionalmente llaman la atención con apariciones aterradoras; Se dice que cualquiera que sea mayor que estos “se hace pedazos”. Donde definitivamente se cree en la reencarnación, como parece ser el caso en gran medida, la vida dura mientras haya un hijo de la línea para llevarla a cabo, y solo llega a su fin si la familia se extingue. Otra opinión prevalece entre los Wazaramo, una tribu del Territorio Tanganica, en las inmediaciones de Dar-es-Salaam. Con ellos, los fantasmas familiares (los de padre, abuelo y tío materno) se llaman makungu, y son honrados y propiciados de la manera habitual. Con el paso de las generaciones, pierden su individualidad y se fusionan en la hueste de espíritus conocidos colectivamente como vinyamkela o majini.

La diferencia entre estas dos clases se establece de manera diversa, pero cada una parece estar de acuerdo en que las últimas son las más poderosas de las dos, mientras que ambas tienen más poder que los fantasmas de kungu ordinarios. Algunos dicen que los vinyamkela (kinyamkela singular) son los fantasmas de los niños, los majini de los adultos, mientras que otros sostienen que los primeros fueron en su vida personas amables, inofensivas, los majini hombres de violencia. Este apellido es de introducción relativamente reciente, tomado del yinn árabe; el nombre anterior de tal fantasma era dzedzeta, o, según algunos, mwene mbago, que significa “señor (o dama) del bosque”. Este ser es invisible, excepto para los “médicos”, cuyo negocio es exorcizarlo, y tiene su morada en árboles huecos. La kinyamkela también es, por regla general, invisible, pero cuando aparece (o ella) es como la mitad de un cuerpo humano “, con una pierna, una mano, un ojo y un oído “.

Morada de los fantasmas
Se dan diferentes cuentas sobre el paradero de los fantasmas, pero la noción más general parece ser que permanecen por algún tiempo en la tumba o cerca de ella, o tal vez en un cierto lugar de la cabaña que habitaban durante la vida, y luego parten a El país de los muertos, que se imagina que está bajo tierra. Aquí viven mucho como lo hicieron en la tierra, ya que uno se reúne de las numerosas leyendas de personas que han llegado a este país y regresan para contar la historia.

El jefe de Yao, Matope, quien murió cerca de Blantyre en 1893, fue enterrado, según la costumbre local, en su choza, que luego fue cerrada y dejada en ruinas. Un año después de su muerte, el jefe sacó su taburete y lo roció como una ofrenda a su espíritu. Me dijeron que esto se volvería a hacer al año siguiente; después de eso dejaría de perseguir el lugar. No se dijo en esta ocasión a dónde se esperaba que fuera.

Los Wazaramo creen que los fantasmas son generalmente traviesos: por lo tanto, las personas que pasan cerca de una tumba reciente después del anochecer pueden ser arrojadas con piedras por el kungu, un truco que a veces también juega el kinyamkela. Pero esta característica no es de ninguna manera universal.

Los muertos regresan en forma animal
Otra creencia muy generalizada es que los muertos pueden reaparecer en forma animal, generalmente en serpientes o lagartijas, aunque, aparentemente, casi cualquier animal puede ser elegido. Los Atonga del lago Nyasa dicen que al tomar ciertos medicamentos, una persona puede asegurarse de que, después de la muerte, se convierta en el animal que desee. Algunos dicen que sus grandes jefes vuelven como leones. Los magos de un tipo especialmente maligno pueden convertirse a voluntad, mientras viven, en hienas o leopardos; no está tan claro si asumen las formas de estos animales después de la muerte. Las precauciones tomadas para aniquilar, si eso fuera posible, los cadáveres de tales personas parecerían tener el objetivo de evitar esto.

El país de los muertos
Se puede llegar al país fantasma a través de cuevas o agujeros en el suelo; Un incidente favorito en los cuentos populares es la aventura de un hombre que siguió a un puercoespín u otra criatura hasta su madriguera, y poco a poco se encontró en el pueblo de los muertos. Los Wakuluwe (una tribu cerca del extremo sur del lago Tanganica) los fisinzwa (fantasmas) “deben permanecer en una aldea en el centro de la tierra”. “Todos los nativos colocan el mundo espiritual en las entrañas de la tierra. Llaman a esta misteriosa región mosima, el abismo”. Se dice que esta palabra en los diccionarios recientes significa solamente: “un hoyo en el suelo, guarida, hoyo de un animal salvaje”, de modo que el otro significado, ya sea primario o derivado, probablemente haya sido olvidado. El país de los espíritus es generalmente conocido por un nombre relacionado con el kuzimu swahili. La raíz -zimu, o una forma similar, ocurre en muchos idiomas, lo que significa un espíritu o el tipo de ogro monstruoso.

El Bapedi de Transvaal solía decir que la puerta de entrada a Mosima estaba en su país, y que cualquier persona que tuviera el coraje podía entrar. Parece haber sido necesario que dos o más personas vayan juntas; se tomaron de las manos antes de entrar al paso y gritaron: “¡Fantasmas, salgan del camino! ¡Vamos a tirar piedras!” Después de lo cual pasaron sin dificultad.

Como ya se dijo, se cree que los fantasmas llevan la misma vida en su aldea que en la tierra alta; pero los detalles varían de un lugar a otro. Algunos de los informantes de Casalis describieron valles siempre verdes (sin sequías, como temen los granjeros sudafricanos) pastados por inmensos rebaños de hermosos bovinos sin cuernos. Otros parecían pensar que la vida no era más que aburrida, sin alegría ni pena “.

Los tonos de Wakuluwe se describen como cansados y nostálgicos, que es la razón por la que de vez en cuando aparecen y buscan a un pariente para que les haga compañía. En su país siempre es de noche (la ausencia de luz diurna no se menciona generalmente en estos relatos), pero “se dice que la aldea … está iluminada por una luz más poderosa que [cualquier otra] tierra, y los espíritus lucen brillantes ropa y las chozas están cubiertas de paja con hierba brillante “.

En Kilimanjaro se puede llegar a la tierra espiritual sumergiéndose en piscinas, pero también hay ciertas puertas de entrada, tal vez algunas de las cuevas que abundan en las laderas de esa montaña. Las puertas están cerradas hoy en día, ¡que lástima!

Las arboledas encantadas
Pero a veces los fantasmas tienen su morada sobre la tierra, en los “bosques sagrados” donde están enterrados los muertos. Esta costumbre de enterrar en el bosque es muy general en África Oriental; los árboles del cementerio nunca se talan, y se tiene cuidado de protegerlos, en la medida de lo posible, contra los incendios forestales que se desatan al final de la estación seca. Por lo tanto, en Nyasalandia encontrarás aquí y allá, elevándose sobre el matorral nivelado, un grupo de árboles altos y, a su sombra, algunas macetas, una azada rota o dos, o los fragmentos de un arco marcarán el lugar de las tumbas.

En estos bosques, los espíritus a veces se divierten: la gente de las aldeas distantes ha escuchado sus tambores. Hay lugares en lo profundo del bosque donde la tierra ha sido barrida, como si fuera una pista de baile, y aquí se reúnen. Los transeúntes pueden escuchar música débil, pero no ven a nadie; los sonidos parecen estar al frente, pero cuando han avanzado un poco se escuchan detrás de ellos.

En Nyasalandia hay fantasmas que rondan colinas particulares, probablemente aquellos donde los antiguos jefes han sido enterrados, y hay extraños relatos de “la colina de los espíritus”  -piri la mizimu- donde las mujeres que pasan llevando macetas en la cabeza tienen los babuinos que les quitaran las ollas. Se deja inferir que los babuinos son formas asumidas por los fantasmas, aunque esto no está expresamente establecido, y en otros lugares se encuentran babuinos mencionados solo como familiares de magos, no como antepasados ​​reencarnados. Hay plátanos cultivados en la colina de los espíritus: puedes cortar un montón y comer algunos; pero si llevas algo, habrán desaparecido antes de llegar a tu aldea.

Historias de fantasmas: los plátanos de Kinyamkela
Cerca de Mkongole, en el país de Zaramo, había una vez un árbol hueco perseguido por un kinyamkela. Dos niños de Mkongole, Mahimbwa y Kibwana, que paseaban por el bosque, tropezaron con este árbol y vieron que el suelo había sido barrido y que había un montón de plátanos colgando de una rama. Bajaron los plátanos, se los comieron y se fueron a casa bastante felices. Pero esa noche, cuando ambos estaban dormidos en la ‘casa de los niños’ de su aldea, fueron despertados por un ruido extraño, y vieron al kinyamkela de una pierna y un brazo parado en la puerta. Él les gritó: “¡Has comido mis plátanos! ¡Debes morir!” Y con eso fueron golpeados repentinamente por piedras que salían de la oscuridad. Hubo una lluvia regular de piedras, terrones e incluso huesos humanos. Los muchachos saltaron, salieron corriendo y se refugiaron en otra cabaña, pero las piedras los siguieron hasta allí. Esto continuó durante cuatro noches, aparentemente sin que nadie se lastimara gravemente, y luego un médico llamado Kikwilo decidió tomar el asunto en sus manos. Él les dijo a los muchachos: “Habéis comido los plátanos del kinyamkela; por eso os persigue”. Tomó una calabaza, dos veces siete pequeñas hogazas de pan, una gallina, un poco de arroz y algunas bananas, y fue al árbol de kinyamkela, donde dejó las cosas y dijo: “Los muchachos lamentan lo que hicieron. ¿Puedes dejarlos solos ahora? Esa noche, el kinyamkela se apareció nuevamente a Mahimbwa y Kibwana, y dijo: “Está todo bien ahora; el asunto está resuelto; pero no dejéis que vuelva a suceder”.

Así que había paz en el pueblo, y todo habría estado bien si el negocio se hubiera detenido allí. Pero había un cierto hombre llamado Mataula, un tallador de madera, adicto al tabaquismo (esto quizás se menciona para mostrar que no era del todo responsable), que desafortunadamente estaba ausente en ese momento. Cuando regresó y escuchó la historia, declaró que alguien debía haber estado haciendo una broma a los niños, y anunció que se sentaría esa noche y vería qué sucedía. Entonces cargó su arma y esperó. El kinyamkela debió haber escuchado sus palabras, ya que apenas oscureció, comenzó a ser arrojado con huesos y toda clase de suciedad, y finalmente una mano invisible comenzó a golpearlo con un hueso de la pierna. No podía disparar, ya que no podía ver a nadie, y no podía defenderse de los misiles. Los vecinos no tenían motivos para bendecirlo, ya que comenzaron a ser perseguidos de manera similar, y al final toda la población tuvo que emigrar, ya que la vida en la aldea se había vuelto insoportable.

Algunos informes bien autenticados del clero de la Misión de las Universidades que han visto y sentido trozos de lodo tirados sin una agencia visible hacen que uno se pregunte si historias como esta no deberían tomarse en serio. A veces se han explicado hechos similares más cercanos al hogar, pero no siempre.

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s