Los Zangbetos los guardianes vudú tradicionales de la noche

Los Zangbetos los guardianes vudú tradicionales de la noche

El culto al vodou está fuertemente anclado en la vida social y cotidiana de los benineses, ya que está vinculado a una mitología muy antigua. El panteón vudú también es muy rico, tiene alrededor de 300 entidades. Entre las deidades más famosas, encontramos a Mawu, el creador supremo, Papa Legba, el dios mensajero o Sakpata, dios de la curación y la viruela.

Según la tradición vudú en Benin, el Zangbéto es el guardián de la ciudad, el vigilante nocturno, más precisamente, el oficial de policía del Rey responsable de garantizar el orden público y la seguridad en la noche. Se dice que actuaron como policías no oficiales que patrullaban las calles, vigilaban a las personas y rastreaban a los delincuentes para arrestarlos y presentarlos a la comunidad para su castigo. Se dice que por la noche deambulan por las calles para “detectar ladrones, brujas y garantizar el orden público”.

Altamente venerados, los Zangbetos, conocidos como los guardianes vudú tradicionales de la noche, son un símbolo de autoridad. Presentado como un protector de los débiles, Zangbeto vigilaba las calles para mantener la ley y el orden y limpiar las comunidades del mal.

La máscara Zangbeto es muy alta y está cubierta de paja de colores. Representa los espíritus salvajes no humanos (las fuerzas de la naturaleza y de la noche que habitaban la tierra antes que los seres humanos). Zangbeto sale en la oscuridad de la noche haciendo un espeluznante zumbido para anunciar su llegada. Tiene una voz profunda y gutural. Baila dando vueltas rápidamente, salta alto y luego se arrastra como una serpiente. Esta actuación garantiza la protección contra ladrones y personas maliciosas. Vaga por las calles dando justicia.

Como la policía tradicional y la corte de la gente, el Zangbeto maneja casos como el robo. Todos temen al Zangbeto y uno puede meterse en problemas si va en contra de las reglas. Con castigos que van desde multas hasta el destierro de un individuo.

En algunos poblados, los Zangbetos hacen acto de presencia, unos cuatro en total, bailan, limpian el pueblo del mal y prueban su presencia a través de trucos de magia realizados por sus iniciados. El clímax es cuando se les pide que muestren su identidad. Con disfraces que parecen un pajar, los Zangbetos puede caer en trance y esto permite que sus cuerpos sean tomados por espíritus que poseen un conocimiento especial de las acciones de las personas. Sin embargo, la leyenda dice que no hay humanos debajo de sus disfraces, sino solo espíritus de la noche.

En ciertas comunidades, los Zangbetos aparecen en forma de rana, serpiente o pájaro y esto aumenta la fe que las personas tienen en sus habilidades para limpiarlos del mal mientras dispensan justicia.

Hoy, los Zangbéto han dejado de desempeñar su papel tradicional para formar parte de la cultura, el folklore y la animación de las comunidades. Aparecen en fiestas, festivales o ceremonias. Durante las apariciones públicas, los Zangbéto se destacan al turnarse para bailar y organizar actos mágicos y esotéricos frente a la multitud atónita. Acompañado por la tropa de miembros de su sociedad secreta que aseguran su paso, el Zangbéto está cubierto con un camuflaje en forma de caja cónica, cubierto de heno y cuyo marco está hecho de bambú. Aunque se puede ver al Zangbéto moviéndose, se dice que ningún hombre se refugia camuflado, solo “los espíritus de la noche” girarían la “caja”.

Hay dos tipos de Zangbeto: unos están allí para bailar y hacer conexiones con los espíritus, mientras que los pequeños solo se usan para hacer magia. Nadie sale de debajo de la máscara, y cuando se da la vuelta, no vemos a nadie adentro. Pero lo más sorprendente es cuando se levanta para volver al templo, solo.

Para ser iniciado, uno envía su solicitud acompañada de dos botellas de tafia (alcohol, ginebra u otra), a un dignatario (Zangan) del distrito donde reside. El Zangan comunica esto durante una reunión a todos los iniciados (Zangbéto). Consultamos el oráculo que indica el mejor día para recibir al destinatario. La vispera de la ceremonia, se avisa a todos los iniciados. El día fijado para la ceremonia, el receptor acompañado de su padrino, se presenta con los ojos vendados, frente al Zangbéto y los iniciados que cantan, bailan y hacen resonar sus defensas para asustarlo.

Le hacemos preguntas que debe responder. Después de estas preguntas, el Zangbéto le dice: “Ahora eres un hombre. Ahora estás en condiciones de conocer “secretos desconocidos para el profano”. Quitamos la venda de los ojos, se le presenta una defensa, se le enseña a usarla y le hacemos prestar juramento: “Nunca debes revelar a mujeres, niños y laicos todo lo que ves aquí”. El zangbéto continúa: “Si alguna vez revelas lo que viste, los fetiches te matarán, tendrás una vida infeliz, no tendrás éxito en todo lo que hagas, tus esposas, tus hijos serán infelices y morirán” . El iniciado responde: “No le diré nada a nadie. Lo juro “.

Después de lo cual, se le obliga a cavar un hoyo. Dice al tapar este agujero “Puse en este agujero toda profanación, toda indiscreción, todo lo que es contrario a la costumbre, las regulaciones de Zangbéto. Ahora todo está enterrado, estoy purificado ”. Después de las pruebas, la revelación de secretos y la comida comunitaria, comienza el período de lecciones privadas para el iniciado, que dura tres meses consecutivos. Al comienzo de estos cursos, se le da un nombre bautismal que se comunica a todos los iniciados y que nadie debe revelar a los laicos. Durante las lecciones, se le enseña el idioma secreto de Zangbéto, los ritos secretos que condicionan la vida del iniciado, los deberes y derechos de Zangbéto, sus obligaciones y prohibiciones, las sanciones a las que se expone en caso de infracción a estas reglas …

En tierra de Ogu, el sistema que data de varios siglos se conoce como Zangbeto. Los Ogus se aferran firmemente a esta antigua tradición que dicen que es mucho mejor que los tribunales y la policía de hoy en día. En Lagos, en ocasiones, a los Zangbeto se prende fuego para demostrar sus poderes sobrenaturales sobre el fuego.

©️ngangamansa.com

Un comentario

  1. Me gustó muchísimo… Dejaste una explicación muy completa, sentí que estabas narrando una historia y me sentía dentro de ella…. Además comprendí a la perfección que son los zangbetos… Gracias 🤜🏼🤛🏼👍🏼👍🏼👍🏼

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s