Santería Orisha Oba la diosa nigeriana de los ríos

Santeria Orisha Oba la diosa nigeriana de los ríos

“Los temas de Ọba son protección, manifestación, movimiento, energía, restauración y flexibilidad. Sus símbolos son el agua. Ọba, es la diosa nigeriana de los ríos, que representa en sentido figurado el flujo del tiempo y la vida. Acuda a Ella para que le ayude a aprender cómo “ir con la corriente”, o cuando necesite inspirar algún movimiento en proyectos u objetivos lentos.

Kuomboka es un día festivo en Zambia que se traduce literalmente como “salir del agua”. Debido al ciclo anual de inundaciones, las personas deben llegar a terrenos más altos alrededor de esta fecha. Así que considera en qué tipo de agua caliente figurativa te has metido últimamente. Ọba está listo para llevarlo a una posición más segura.

Para alentar su ayuda, tome un vaso medio lleno de agua caliente, luego vierta lentamente agua fría en el borde, diciendo:

 ‘Por el agua en curso de Ọba, dejemos que <… ..> mejore a un terreno más alto y seguro, mi espíritu se mueve “.

Bebe el agua para internalizar la energía.

Ọba es la Diosa Yoruba de los ríos. Ella era la hija de Yemaja y una de las consortes de Sàngó. Ọba representa el poder de las aguas que fluyen. Las aguas del río Ọba llevan su nombre. Ella forma una tríada con sus hermanas Ọṣhun y Oya y proporciona las aguas vivificantes que se necesitan como agua potable y para riego. Ọba es venerada como una Diosa del amor en Brasil, pero considerada una guardiana de prostitutas en algunas partes de África.

Oba es la primera esposa de Shango. Ella personifica la lealtad y la obediencia como esposa y como madre. Ella es la Orisha de la casa y el hogar, pero al mismo tiempo, un feroz apoyo y amor por su esposo, incluso si pone en peligro su vida.

En esta era de egoísmo y extremismo feminista, Oba es uno de los Orishas menos populares que aún se recuerda. Una de las razones por las que la recuerdan es debido a su rivalidad con Oshun. Ahora que la mayoría de las mujeres están siendo presionadas por la difusión del tipo equivocado de cultura occidental para alejarse de su hogar y sus roles como esposas y madres, por supuesto, los Orisha del deber femenino perderían seguidores. Personalmente, creo que es hora de traerlo de vuelta.

Poco se sabe sobre Oba, aparte del hecho de que ella no era tan bonita como Oshun, pero, de nuevo, tampoco lo era Oya. Se sospecha que la razón por la que Oba se casó con Shango es porque ella era una muy buena pareja para él, siendo fértil y extremadamente fuerte en mente y cuerpo. Estudió artes marciales y el uso de la espada bajo Ogun. Ella tuvo éxito muy probablemente porque era una especie de contraparte femenina de Ogun. Ella es el arquetipo práctico y obediente de la mujer. Ella es directa, ferozmente protectora, y lo que hoy llamamos un tipo de “matar o morir”.

Hoy, si alguien tiene afinidad por Oba, se inicia a través de Oshun. Aunque probablemente no sea un pecado o una blasfemia, creo que esto debería cambiar. Aquellos que están más conectados con ella deberían meditar en recuperar los caminos de Oba. Si no se revelan las viejas tradiciones, se deben inventar otras nuevas que le den el respeto que merece y, por lo tanto, la devuelvan a la conciencia de la humanidad.

Así que voy a compartir lo que funciona para mí. Pruébelo, y si funciona para usted, o si tiene algo que agregar o ajustar, no dude en comentar.

Ofrendas a Oba

En mi experiencia, a Oba le gustan los alimentos sanos, nutritivos, naturales y el incienso hecho de hierbas y especias de todos los días. Le gustan especialmente las cosas económicas y hechas para alimentar a una familia numerosa. Absolutamente odia el desperdicio y el exceso.

Entonces, una ofrenda de comida a Oba es una fiesta de ebo, no un sacrificio. Haga una olla grande de estofado de animales que han sido criados y asesinados humanamente (al aire libre, asesinados por un sacerdote de Ogun, o al menos kosher o halal) y verduras de temporada. Ella no es quisquillosa y no tiene paciencia con los niños quisquillosos, aunque es bastante indulgente. Por lo tanto, las comidas deben estar bien equilibradas y terminar con un buen postre hecho con el jarabe de palma o azúcar más económico, en lugar de miel. Un poco de miel está bien, pero no lo untes como lo harías con una ofrenda a Oshun. No use alimentos falsos como el aceite de maíz o el aceite de canola en los alimentos para Oba ebos.

A Oba no le gusta su comida demasiado picante. Debe ser sabrosa pero no demasiado caliente. Sin embargo, los pimientos deben servirse aparte cuando sirvas a hombres.

Al igual que a su esposo, a Oba también le gusta la sémola de maíz (también conocida como sémola o mamaliga). Cuando prepara una comida para Oba, primero le sirve a su esposo (o novio), padre, o un anciano o un buen amigo. Luego sirva a los niños. Solo después de eso, puedes comer. Hazlo incluso si eres hombre. Cuando el esposo o el hombre respetado está terminado y lleno, comienza por comer lo que queda en su plato que es comestible.

Las sobras son un juego justo, pero asegúrate de guardarlas tan pronto como se hayan enfriado y cómelas antes de que expiren. Trate de no dejar nada en las ollas o sartenes. Use una espátula de goma si es necesario. Intenta no desperdiciar una gota.

Cuando entras en la conciencia de Oba, tu cocina se convierte en un espacio sagrado. Mantenlo limpio y organizado.

Altar de Oba

Oba se puede infundir en una sopera (tazón de sopa cubierto o olla). Puede comprar una sopera oficial de Lukumi o consagrar otra que le parezca adecuada y para la que reciba la aprobación. Las estatuas o la cara de cualquier sopera que tengas para ella deben estar orientadas hacia tus artículos de Shango.

Puede que no sea africano, pero una gran presencia de Oba en el altar de su casa serían las muñecas rusas Matryoshka. Intenta conseguir unos rosados. Si usted es cristiano, los que tienen pinturas de iglesias son buenos, en parte porque uno de los deberes de una buena esposa y madre es enseñar a los niños buenos valores y servicio a su comunidad. Ser Vodun, Gnóstico o Pagano, además, significa que tienes el doble deber de enseñarles la verdad de que Jesús era judío, pero nunca intentaste reclutar a nadie para el judaísmo o alterar su fe de ninguna manera, sino recordarles el poder de el Dios Supremo y el bien que las personas que recuerdan pueden hacer.

Oba es una diosa del río, por lo que sus lugares al aire libre son con agua en movimiento. Si no tienes un río cerca, una fuente servirá, similar a Oshun. Busque un lugar al que la gente vaya por razones prácticas, como obtener agua para su hogar o bañarse con fines curativos.

Número sagrado: 8

Día de la semana: domingo o viernes.

Colores: rosa, rosa y azul, rosa con cinturón o acentuado con rojo y blanco.

Dominio: matrimonio, lealtad, fidelidad, honor femenino con respecto a la esposa y la maternidad, vinculación

Hierbas: diversas hierbas y especias utilizadas en la cocina casera, conservas, conservas, primeros auxilios, limpieza y belleza. Además de cocinar hierbas, algunos astringentes como el castaño de indias, la caoba y otros están asociados con Oba.

Símbolos: anillos de boda o círculos entrelazados, pañuelos en la cabeza en sus colores que cubren las orejas y el cuello (estilo khimar), las espadas dobles (dos machetes o gubasas) con bufandas adjuntas, la capa con capucha, la honda para bebés, corazones rojos y blancos, rosas rojas y blancas u otras flores, flores rosadas.

PATAKI DE OBBA Y SU AMOR POR CHANGÓ

Su padre le dijo a Obba que era el momento de escoger marido, y que tema que encaminar su vida, pues sus enseñanzas hablan sido productivas y que él la quería ver feliz. Changó y ella se conocieron, y al momento surgió una atracción, un amor majestuoso, profundo. Aunque él vivía con Oyá, una mujer de recia personalidad muy parecida a la de él, Changó sabía que los atributos, beneficios y cualidades que aportaría Obba a su matrimonio harían del suyo un reino aún más poderoso.

Al principio, su unión fue feliz. Changó dejó sus andanzas con Oyá y se dedicó por entero a Obba. En su palacio se respiraba bondad y tranquilidad. Obba bajaba todas las mañanas al río para encontrarse con su hermana Ochún, y las dos se contaban sus pequeños secretos, mientras se bañaban en las dulces y cristalinas aguas, con sus pececitos de colores y sus chinas pelonas. Por momentos, eran como apariciones veladas en el arco iris de las cascadas.

Oyá, desde lejos, las veía y no podía contener la envidia, porque esa mujer tan bella -y, por añadidura, hermana suya- había logrado lo que ella nunca había alcanzado con sus encantos y hechicerías: casarse con Changó. Caviló mucho cómo reconquistar el amor de Changó, quien con sus recuerdos no la dejaba tranquila. Y acostada bajo un jagüey milenario, tuvo el sueño fatídico de la venganza. En espíritu, se trasladó a la morada de los ikú y los eggun, y, en el desierto cementerio, donde el viento hacía silbar las copas de los árboles y se oían los chirridos estridentes de las aves de rapiña, encontró Oyá la solución para reconquistar el amor perdido y descansó por primera vez en muchos días.

A la mañana siguiente, fue al encuentro de sus hermanas en el río; conversó y se divirtió con ellas, y ganó la confianza de Obba, tan ingenua y dulce. Sin embargo, no engañó a Ochún, quien, recelosa, alertó a su hermana sobre la extraña conducta de Oyá, pero Obba no le prestó oídos.

Con frecuencia, Oyá le daba a Obba recetas de las comidas favoritas de Changó que la joven, diligentemente, cocinaba para su marido. Hasta un día, en que lo único que tenia Obba era harina de maíz. Oyá le dijo: “No te apures, que vas a resolver como hice yo una vez. Te cortas la oreja, se la preparas con el maíz y la sazonas con todo tipo de hierbas”. Ese día, Oyá llevaba puesto un pañuelo de nueve colores que le tapaba las orejas. A Obba, le pareció muy raro, pero en su afán por complacer a su hombre, se apresuró a cortarse la oreja, y preparó con ella un delicioso caldo de maíz.

Cuando Oyá vio acercarse a Changó se convirtió en una centella. En su felicidad sin limites, arrasó con su fuego parte de los bosques. Al llegar Changó a su palacio, encontró la mesa lindamente servida, con profusión de flores rojas como la sangre. Abrazó a su mujer y le preguntó qué había de comida, pues traía un hambre atroz. Obba le sirvió su plato favorito, el cual él comió con gusto, aunque sin dejar de observar a su mujer, a quien encontraba distinta. Al percatarse de que Obba llevaba un pañuelo, cosa que nunca usaba, pues a Changó le encantaban sus trenzas largas y su cabello sedoso, le pidió que se lo quitara. Al verla sin una oreja, tembló de rabia, pues él, perfecto en su belleza, no consentía a su lado a una mujer imperfecta. Obba comprendió entonces el engaño de Oyá. Changó, echando fuego por los ojos, la abrazó por última vez, y le dijo que ella seria su única y verdadera mujer, pero no tendrían más relaciones, si bien la respetaría por su sacrificio y siempre sería la primera entre todas.

Obba, avergonzada, pero reina entre las reinas, visitó a su padre Obatalá y, mientras caminaba hacia su palacio, sus lágrimas brotaban inconteniblemente, dejando a su rastro un río caudaloso, que arrasaba con todo a su paso, al despeñarse entre rocas y árboles. Los jagüeyes, las ceibas, las palmas y las ácanas se arqueaban para saludar las lágrimas vertidas por el corazón desgarrado de Obba.

Obatalá, al contemplar a Obba que le agradecía cuanto le había otorgado con sus dones divinos, comprendió la traición de Oyá y la gran decepción de Obba, quien no comprendía las falsedades humanas. Por ello, le concedió lo que le pedía su hija: “Quiero irme -le dijo Obba- a donde nadie pueda verme. Quiero la tranquilidad de lo no existente, quiero vivir con los muertos, con los espíritus, con quienes no me puedan hacer ningún daño. El cementerio será, de ahora en lo adelante, mi ilé”.

Agradeció otra vez a su padre y fue a despedirse de su hermana Ochún, quien recibía en su río revuelto el afluente del de las lágrimas de Obba. Las dos hermanas se unieron más que siempre, se formó un gran remolino en el cual Obba se trasladó del mundo de los vivos al mundo de los muertos, y dejó a Ochún, quien en adelante seria la única que podría comunicarse con ella, encargada de sus asuntos en la tierra de los orishas.

Obatalá, para que Obba pudiera vivir en paz en su nueva morada, le entregó un puñal de fino acero con empuñadura de madera ricamente adornada en oro, plata y piedras preciosas; un barquito pequeño para que se trasladase donde quisiera; una brújula con los cuatro puntos cardinales, de los cuales seria dueña absoluta; una coraza o escudo como protección contra todos los males; una careta para esconderse tras ella y evitar ser molestada; un libro en representación de sus conocimientos y enseñanzas, y una catalina, símbolo del poder divino. Todos ellos estaban hechos de madera de ácana, muy dura, útil contra todos los maleficios y maldiciones. Desde ese momento, los amarres, las brujerías y los conjuros mágicos hechos a través de Ochún no se desatarían jamás.

Obba vivió feliz, pues sabia que ella era la única y verdadera esposa de Changó y nadie podría ocupar su lugar en el reino de los orishas.

CUBA

Obba, es la diosa del amor, los lagos y las lagunas y, al igual que Oyá, forma parte de la llama trilogía de las dueñas del cementerio. Su color es el rosado y se le representa por una mujer hermosísima que se cubre la cabeza con un turbante para disimular la falta de las orejas que se cortó por amor a Changó. Su arma principal es el puñal.

Se sincretiza con Santa Rita de Casia, Santa Catalina de Siena y Santa Catalina de Alejandría. De la Regla Kimbisa del Santo Cristo del Buen Viaje no tenemos información; en Brillumba es Jotonkua en Mayombe Jotónkue (Santa Rita de Casia) y Macanki (Santa Catalina de Siena). No aparece información sobre su sincretización en la Sociedad Secreta Abakuá. En el Cabildo lyesá es Obba.

HAITÍ

No aparece información acerca de una posible equivalencia.

SANTO DOMINGO

Se le llama Filomena y se describe como una doncella hermosa, adornada con guirnaldas de rosas y trajeada con telas vaporosas, que ama los jardines y los perfumes delicados.

CHANGÓ CULT DE TRINIDAD-TOBAGO

Es Emanjan y se sincretiza con Santa Ana . Su fiesta es el 26 de julio.

BRASIL

En este país, Obá es una orixa guerrera, identificada remotamente con Juana de Arco.

A diferencia de Cuba donde actualmente, en una gran parte de las casas de santo, se sigue la leyenda de que la traición que lleva a Obá a cortarse las orejas la cometió Oyá por celos, en Brasil, para algunos, la traición la comete Oxúm, coincidiendo así con un patakí reflejado en la libreta de santo de Obbadimeyi y Latuán, santeros cubanos fundadores de la Regla de Ocha o Santería, y también mencionado por José Rivero en su Mágico Mundo dos Orixa, Río de Janeiro, 1988. Según este autor, cuando Oxum y Obá se manifiestan juntas en un mismo terreiro, se quieren fajar y siempre es preciso separarlas; Obá disimula una de sus orejas, remedando la leyenda. También afirma que no debe pronunciarse jamás el nombre de Obá cuando se atraviesa el río Oxum, y a la inversa; los dos ríos se lanzan el uno contra el otro en su confluencia y sus aguas agitadas se entrechocan a semejanza de la aventura que narra la leyenda. Sin embargo, Edison Carneiro cita la leyenda por la que se rigen las casas de santo cubanas como la aceptada en Bahía. Allí, según Carneiro, es una diosa guerrera sincretizada con Juana de Arco, Santa Marta, Santa Catalina y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que usa espada y escudo de cobre, y que, con el escudo, con hojas, o simplemente con la mano, oculta la oreja izquierda que le falta y que es la causa del repudio de Xangó.

Come cabra, gallina, conquém, acarajé y abará.

Otra leyenda de Ifá, citada por Fierre Verger, narra que Obá, dotada de mucha energía, era físicamente más fuerte que varios orishas masculinos. En una pelea venció a Oxalá y a Xangó por quien fue violada. Obá es el estereotipo de mujer de temperamento fuerte, sensual, apasionada y posesiva, que se muestra impetuosa, combativa y valerosa, pero que no siempre es comprendida. Sus hijos tienden a compensar sus fracasos amorosos con la búsqueda de la ascensión profesional y el éxito.

Lleva una corona, un escudo, una espada y su collar es de cuentas transparentes rojo oscuro.

Con el sincretismo Oba perdió en el Caribe lo que tenia en África. Al llegar a la isla , fue Oshún la diosa de los ríos, no podían tener dos deidades de los ríos; y es cuando Oba , sin sentido alguno, paso a formar parte del Trío de la Muerteras, siendo la dueña de la fosa. Algo incomprensible según mi punto de vista, aun siendo hijo de Oshun. No trato de dar lecciones a nadie, pero en mi pensamiento y en mi corazón creo que Oba debería ser reubicada y darle esa gran importancia que se merece y se va perdiendo a medida que pasan los años. Oba es Grande y no podemos perder esa Grandeza !!!

©️ngangamansa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s